Valiente luchador por la causa romaní

El Tío Eli Frankham, qué en Gloria esté, fue un poeta y un carismático líder de la lucha por los derechos civiles del Pueblo Gitano del Reino Unido. Fue, además, fundador y presidente de la Asociación Nacional de los Derechos Romaníes (NRRA). Fue boxeador profesional, músico y narrador, y era conocido y respetado por los gitanos y los travellers en toda Gran Bretaña.

El Tío Eli nació en un vardo, en un carromato, en Chanctonbury (Sussex, Reino Unido). Durante su infancia viajó por el sur de Inglaterra hasta que su familia compró un terreno en el pueblo de Hampshire Horndean, donde asistió a la escuela. A diferencia de muchos de su generación, aprendió a leer y escribir, aunque también experimentó el racismo antigitano contra el que iba a luchar durante toda su vida.

Eli 1

“Yo era el único gitano en la escuela y me insultaban diciéndome ‘Gippo, Gippo’. Lo pasaba mal, así que empecé a luchar, a pelearme con los niños y a hacer novillos”

El Tío Eli fue siempre un luchador. Venía de güena rama: la familia Frankham, que ha dado al mundo varios campeones de boxeo siendo el más conocido Johnny “Gypsy” Frankham que fue campeón de peso ligero británico en 1975 y se hizo famoso por haber noqueado al campeón de los pesos pesados Muhammad Ali en un combate de exhibición.

Eli 5

Así se anunciaba el combate de exhibición que enfrentó al campeón Muhammad Ali contra el gitano Johnny Frankham

Eli 4

El campeón Ali no resistió los puñetazos del gitano y acabó noqueado en el suelo

Para hacer honor a la tradición familiar, el Tío Eli empezó su carrera en el boxeo y durante la II Guerra Mundial se convirtió en el campeón de peso medio del Ejército Inglés de Tierra de Oriente Medio mientras servía como corneta.

Durante la guerra, el Tío Eli encontró un grupo de gitanos en Palestina y descubrió que podía entenderse con ellos en romanó. Esta experiencia encendió su interés de por vida y le hizo tomar consciencia de su pertenencia a la nación Romaní.

Su relación con los gorjia, los gachés, con los payos académicos no siempre fue buena. Desconfiaba de los académicos que trabajaban dentro de la “industria de lo gitano”, porque creía que trabajaban con los gitanos únicamente para promover sus propias carreras académicas.

El Tío Eli era, igualmente, intransigente con la corrupción dentro de las organizaciones gitanas.

Sus quimeras, sus luchas, por la emancipación del Pueblo Gitano fueron muchas: El Tío Eli fundó la National Romani Rights Asociation (Asociación Nacional de los Derechos Gitanos) en la década de 1970’s; luchó por la Ley de Sitios de Caravanas de 1968 (Caravan’s Sites Act), que, por primera vez en la historia del Reino Unido, obligaba legalmente a las autoridades locales a que proporcionasen sitios para que los gitanos y los travellers aparcasen sus caravanas y vivieran en esos lugares; se opuso a una legislación como la Ley de Justicia Penal de 1994, que eliminaba la obligación legal impuesta por la Ley de 1968, y aún más, criminalizaba la vida nómada tradicional con el nuevo delito de “allanamiento de morada”…

Además de este activismo, el Tío Eli desarrolló una gran labor social ayudando a cientos de familias romaníes a que combatiesen las normativas locales de planificación que les impedían incluso establecerse con caravanas en los terrenos que ellos mismos habían adquirido. Como resultado, miles de niños y niñas romaníes han tenido acceso a la educación y a la salud. Trabajando de forma voluntaria se ganó un gran respeto de su Pueblo y gastó miles de libras de su propio bolsillo para perseguir sus objetivos. Nunca recibió ningún reconocimiento oficial.

El Tío Eli era a la vez moderno y tradicional. Creía que la educación es crucial para la emancipación romaní pero también valoraba la tradición gitana: se ganó la vida con el trato de caballos durante toda su vida y jamás aparecía en público sin su pañuelo al cuello.

Eli 2

“En una época en la que la vida nómada está casi prohibida, ferias como ésta unen a la comunidad gitana, son los lugares donde nos encontramos. El ataque a esta feria es por lo tanto un ataque directo a la comunidad gitana de este país”

La última acción pública del Tío Eli fue luchar contra la prohibición de la celebración de la antigua feria de caballos de Horsmonden en Kent tan solo unos meses antes de fallecer.

Encabezó una marcha de manifestantes romaníes, desempolvó su vieja corneta e hizo un discurso apasionado en el que supo poner el enfoque en los Derechos Humanos y no tanto en el derecho a conservar una tradición sino en el derecho de reunión pacífica o derecho de asamblea (como se puede ver en la pancarta esa libertad de asamblea es lo que reclamaban) lo que hizo que tanto las autoridades como la opinión pública entendieran su reivindicación.

Tío Eli Frankham, poeta y líder de derechos civiles, gitano inglés nacido el 26 de noviembre de 1928 faltó el 03 de diciembre de 2000. Te avel kovli phuv lesqe!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s