Archivo de la categoría: Feminismo Gitano

Elena Lackova o la búsqueda de la buena palabra

«Si pudiera nacer de nuevo, me gustaría nacer nuevamente como Rromni (gitana). Me gustaría vivir de la misma manera que viví y hacer lo mismo que hice. Me gustaría escribir alguna buena palabra sobre la verdad del corazón romanó, del corazón gitano, y vivir para ver el día en que esa palabra verdadera del corazón de los Rroma obtuviera por respuesta una buena palabra del resto del mundo[1]»

Elena Lacková, Narodila jsem se pod šťastnou hvězdou (Nací con buena estrella)

lackova_big

Elena[2] Lacková (de soltera se apellidaba Doktorova) fue la primera escritora gitana de Checoslovaquia. Fue la escritora romaní más importante de Eslovaquia. Fundadora de la primera compañía de teatro amateur romanó en Eslovaquia. Fue también la primera mujer gitana de Eslovaquia y República Checa que terminó los estudios universitarios.   Nació el 22 de marzo de 1921 en la parte romaní de Veľký Šariš, pequeña ciudad al este de Prešov situada actualmente en territorio de Eslovaquia y conocida en la actualidad por hallarse en su término la mayor cervecera del país: Pivovar Šariš. Aquel barrio gitano, aquella gitanería, lo componían unas 60 casas situadas en las lindes exteriores de la ciudad. Hija de una familia de Servika Rroma[3] (gitanos caseros que diríamos en el contexto gitano español), fue la cuarta de 9 hermanos. Sus padres se conocieron en Rusia, durante la Primera Guerra Mundial. Su madre, Mária, era una gachí polaca costurera que, según contaba la propia Elena, cosía de noche y de día para sacar adelante a su familia. Su padre, Mikuláš Doktor, era violinista y era el vàjda, el gitano de respeto de su comunidad, de manera que actuaba como portavoz comunitario frente a las autoridades. Solía viajar por el entorno, con su propia banda de músicos, para tocar en los mesones y tabernas, especialmente en la ciudad de Prešov. Así mismo, tocaba en bodas y otras fiestas de los gachés que lo contrataban a tal fin. Sus ganancias eran magras. Volvía a casa con dos o tres coronas en el bolsillo. Como Elena misma contó, si no hubiera sido porque su madre cosía desde que se levantaba hasta que se acostaba hubieran muerto de hambre.   Elena asistió con regularidad a la escuela municipal y fue la única niña de su comunidad gitana (600 personas) en completar su escolaridad. Aunque no continuó estudiando, mantuvo el gusto por la lectura: «si la noche era clara, leía a la luz de la luna. Mi madre me reñía por malgastar el queroseno de la lámpara leyendo». En 1940 se casó con Josef Lack, gitano hijo de una familia de tratantes de ganado porcino[4], de Veľké Kapušany, una ciudad de la región de Košice situada a más de 100 kilómetros de la que había sido hasta entonces su residencia familiar, a donde se trasladó para vivir con la familia de su marido tal y como mandaba la costumbre romaní de entonces. Durante la Segunda Guerra Mundial, su marido, como tantos otros hombres gitanos, fue enviado a un campo de trabajo[5] y ella, que ya tenía tres hijos –Milan y las mellizas Máňa e Irenka‒ regresó a la casa familiar paterna.

lackova_2

Su comunidad fue atacada por la Guardia de Hlinka[6] en 1942. Los despertaron a bocinazos de los coches. Les gritaron que según la nueva ley, los gitanos no podían vivir a menos de dos kilómetros de la ciudad. Tampoco podían estar en contacto con los vecinos gaȝe, payos. Los obligaron a salir de sus casas y las destruyeron. Apenas tuvieron tiempo de recoger algunas de sus pertenencias. Era noviembre, en el viento helado ondeaba la nieve. Elena tuvo que huir junto con su familia y refugiarse en el bosque de la colina de Korpáš, situado a unos tres kilómetros de la ciudad: «Solo puedo recordar el llanto de las mujeres, ahogado por el viento, y los gritos de dolor confundidos con la burla del chirriar de los cuervos». Allí, en mitad del bosque, las autoridades les proporcionaron algunos materiales para que ellos mismos se construyeran unas cabañas.

A consecuencia de toda aquella penuria falleció su hija Irenka. Aunque los Rroma y los gaȝe habían convivido en las áreas rurales casi en simbiosis, la Guerra lo destrozó todo y rompió también esos lazos de mutua colaboración levantando en su lugar un muro de odio e incomprensión.  Aquel ataque inspiró su primera obra de teatro, Horiaci cigánsky tábor (Arde el campamento Gitano), escrita en eslovaco en 1946 y estrenada el 16 de de abril de 1948 en la Casa de Cultura de su Veľký Šariš natal. El reparto estuvo compuesto por miembros de su propia familia que durante meses ensayaron la obra en la casa familiar.  La obra comienza con la alegría de la celebración del compromiso matrimonial entre Gejza y Shayah. Tras esa alegría inicial, comienza el suplicio. Los hombres son enviados a los campos de trabajo. La vida en esos campos es retratada con crudeza «es peor que la muerte» dice Angela, una de las protagonistas. «Escribí en eslovaco. No pensé que podría escribir de otra manera. Pero las oraciones de mis personajes en mis oídos sonaban en romanó», afirmaba Elena años después.

Al estreno acudieron los Rroma de Veľký Šariš, por supuesto, pero también los de Prešov, Stulian, Sabinov, de todas las aldeas vecinas: «Una hora antes del espectáculo, el salón ya estaba lleno a reventar. Todos gitanos y gitanas. Entonces ocurrió algo maravilloso: empezaron a llegar gaȝe y nuestra gente se levantó de sus asientos para cedérselos a las payas y payos. Primero en las primeras filas, luego en las de detrás hasta que todas las sillas estuvieran ocupadas por nuestros vecinos gaȝe. Los Rroma se quedaron de pie debajo de los palcos, en los pasillos, detrás del escenario. Solo papá y mamá se quedaron en la primera fila. […] Cuando en el segundo acto mataron al viejo Miku y su hija Angela gritó “¡Papá, no mueras!”, no había en el auditorio ni una sola persona que no llorara. Incluso a aquellos campesinos que durante la Guerra habían formado parte de la Guardia de Hlinka se les llenaron los ojos de lágrimas. […] Al terminar sonó un gran aplauso. Los actores también aplaudieron porque no sabían qué hacer. Ellos no sabían que debían inclinarse en una reverencia para saludar al público. Entonces el público me pidió que subiera al escenario. Hice un breve discurso. El primer discurso en mi vida. Dije que éramos como todos los demás y que queríamos vivir como personas. Luego cantamos “Cikánský pláč[7] (Llanto gitano). El público aplaudió como si fueran a partirse las manos. Y sentí por primera vez en mi vida que los gaȝe nos miraban como personas».

Elena Lackova

La obra gustó tanto a los Rroma como a los gaȝe de manera que se organizó una gran gira que alcanzó las 106 representaciones y que llevó a aquel grupo de gitanos actores amateur hasta la lejana región de Bohemia del Oeste ‒famosa por su cerveza y sus balnearios‒.  Todos los periódicos consideraron obligatorio mencionar a los exitosos Rroma de Veľký Šariš. El éxito de la obra atrajo la atención de las autoridades que ofrecieron a Elena la posibilidad de hacer un curso para graduarse como trabajadora cultural.  Así, trabajó posteriormente como inspectora de educación entre los Rroma para el Comité Nacional de la Región de Košice. Según pretendían las autoridades, ella tenía que servir de modelo para otras personas gitanas porque era el prototipo de “camarada gitana avanzada”. Realizando este trabajo descubrió la miseria en que vivía su gente. A los gitanos les daba lache, vergüenza, incluso que entrara en sus humildes casas y no tuvieran nada que ofrecerle para comer: «me di cuenta de que el vapor que salía de la olla no olía a nada. Ni a patatas ni a repollo ni tampoco a caldo de huesos. […] “Sí, es agua”, confirmó la gitana. […] Entonces le pregunté por qué lo cocinaba […] “Lo cocino para engañar a los niños, para hacerlos felices” fue su respuesta». En 1954 conoció a Milena Hübschmannová[8] y ese encuentro determinó su vida como escritora.

En 1961, Elena se traslada con su esposo y sus hijos a Ústí nad Labem donde comienza a estudiar educación y periodismo en la Facultad de Filosofía de la Universidad Carolina[9] de Praga siendo la primera gitana checa en obtener un diploma universitario ¡a sus 49 años y siendo ya abuela de nueve nietos! Se graduó el 16 de diciembre de 1970.

Bajo el comunismo, los Rroma fueron golpeados con duras políticas de asimilación. Los comunistas prohibieron a los romaníes hablar en romanó y reprimieron la cultura romaní. Intentaron separar a las familias llevándose a los niños para ingresarlos en orfanatos. Cualquier persona que estuviera desempleada era acosada y muy a menudo enviada a prisión. Por otro lado, los Rroma se acostumbraron gradualmente al trabajo gachó en las fábricas y en las obras de construcción.

Después de la “Primavera de Praga” de 1968 se formó una organización gitana independiente, la Unión de Gitanos Romaníes (1969-1973).   En 1968 Elena participó en el establecimiento de esa primera organización gitana checa, la Unión de Gitanos Romaníes[10]. La creación y existencia de esta organización contribuyó a que, tanto Elena como otros autores, iniciaran la escritura en romanó. Sus primeros textos aparecieron en el periódico Romano Lil que editó esta entidad. Pero aquello duró lo que un relámpago o tal vez menos, que diría el poeta gitano español José Heredia Maya: con la invasión del Pacto de Varsovia en agosto de 1968 de su aliado Checoslovaquia, los comunistas volvieron a tomar la política en sus propias manos, disolvieron la Unión y una vez más intentaron asimilar a los Rroma. En 1989 fundó el periódico gitano Romano Nevo Lil (Nuevo periódico gitano).  En 1992, publica su primer libro en romanó Rómske rozprávky / Romane paramisa[11]. Elena ha dejado escritos cuentos (Rómske rozprávky – Romane paramisa [Cuentos gitanos]), poesía, obras de teatro, obras de teatro para radio (Žužika, que obtuvo un gran éxito) y una magnífica autobiografía fruto de las conversaciones mantenidas durante 8 años con Milena Hübschmannová en romanó y traducida por ésta al checo (Narodila jsem se pod šťastnou hvězdou[12] – Uľiľom tel e bachtaľi čercheň [Nací con buena estrella[13]]) que fue un éxito editorial y  ha sido traducida al inglés (A false dawn[14]), al francés (Je suis née sous une bonne étoile[15]) y al húngaro (Szerencsés csillagzat alatt születtem[16]).

El libro fue terminado en 1986. La publicación no fue posible hasta después de la “Revolución de terciopelo” de 1989 que dio como resultado la transición hacia un estado parlamentario, democrático y de derecho.

Costó mucho esfuerzo conseguir publicar esta autobiografía ya que las autoridades no querían que se conociera la dureza de la vida, el maltrato sistemático al que habían sometido a los Rroma durante el régimen comunista.

Finalmente vio la luz y fue un éxito como ya hemos dicho. Y no solo en ventas, también la crítica lo alabó[17]. Incluso la compañía de teatro francesa D8 Compagnie, recientemente, ha convertido su autobiografía en una pieza teatral

El 19 de mayo de 2000 se reestrenó Horiaci cigánsky tábor en el teatro Romathan ahora titulada Cigánsky tábor/Romano lagros. En 2001, el presidente eslovaco Rudolf Schuster le otorgó la Orden de Ľudovít Štúr[18], convirtiendo de este modo a Elena en la única persona gitana eslovaca que ha recibido una alta distinción del Estado No todo le fue bien en la vida, no. Sufrió la invalidez y posterior muerte de uno de sus 5 hijos, Dod’u; cuando las autoridades suprimieron la región administrativa de Prešov, se quedó sin trabajo y tuvo que ir por las ferias y mercadillos junto con su esposo a vender pulseras y anillos que ellos mismos fabricaban artesanalmente; en 1976 se quedó viuda y tuvo que ganarse la vida haciendo fotos en bodas y demás festejos familiares.

Murió el 1 de enero de 2003, a la edad de 82 años, en Košice, donde pasó los últimos años de su vida. El sábado 4 de enero de 2003, en su funeral, estuvo acompañada por más de 200 personas y el presidente eslovaco, Rudolf Schuster, envió sus condolencias junto con un ramo de flores.

Referencias

Eder-Jordan, B. (2008) Die nationalsozialistische Rassen- und Vernichtungspolitik im Spiegel der Literatur der Roma und Sinti en Fischer von Weikersthal, F. et alt (ed): Der nationalsozialistische Genozid an den Roma Osteuropas. Geschichte und künstlerische Verarbeitung (pp 115-168)

http://www.academia.edu/34444397/Die_nationalsozialistische_Rassen-_und_Vernichtungspolitik_im_Spiegel_der_Literatur_der_Roma_und_Sinti 18/2/18

Houdek, L. (2018) Jako první Romka dostala státní vyznamenání a stala se ikonou (artículo del blog Hate free https://www.hatefree.cz/blo/clanky/2584-elena-lackova 18/2/18

Košťálová, K. (2012) Romská tematika v současné české próze (TFG presentado en la Facultad de Filosofía de la Universidad Palacký de Olomouc)

https://theses.cz/id/xgomsd/?furl=%2Fid%2Fxgomsd%2F;so=nx;lang=en 18/2/2

Stekla, R. (2006) Elena Lacková – romská publicistka, spisovatelka a média (TFG presentado en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Carolina de Praga) https://is.cuni.cz/webapps/zzp/detail/1444/?lang=en 18/2/18

Steklá, R. & Houdek, L. (2012) Druhá směna. Jak využívat dějiny a literaturu Romů ve výuce na 2. stupni ZŠ. Praha: Romea

https://clanky.rvp.cz/wp-content/upload/prilohy/15577/druha_smena___jak_vyuzivat_dejiny_romu_ve_vyuce_na_2_stupni_zs.pdf 18/2/18

Notas

[1] Kdybych se mohla narodit ještě jednou, chtěla bych se znova narodit jako Romka, chtěla bych žít tak, jak jsem žila, a dělat to, co jsem dělala. Ráda bych napsala dobré slovo o pravdě romského srdce a věřím, že se dočkám toho, aby se tomu srdci dostalo dobrého slova od světa. La traducción libre es nuestra

[2] Elena es su nombre romanó. Oficialmente, está inscrita como Ilona, la versión gaȝikani (paya) de su nombre.

[3] El término Servika proviene de la palabra “Serbija”, Serbia. Los actuales gitanos “autóctonos” eslovacos se llamaban a sí mismos así porque venían de Serbia. Muchos de ellos, ahora se denominan “Kherutne Rroma”, gitanos caseros, o simplemente gitanos eslovacos.

Hay que recordar que tanto Serbia como Eslovaquia pertenecían al Imperio Austrohúngaro y algunas familias gitanas habían comenzado a asentarse en el territorio eslovaco ya en el siglo XVI.

[4] A fines del siglo XIX, algunos gitanos eslovacos emigraron a Estados Unidos. Algunos descendientes de aquellas familias todavía viven en Chicago. Algunos se hicieron ricos y regresaron a casa. Después de la Primera Guerra Mundial, en 1918, se creó una República Checoslovaca independiente. En aquellos días, nuevas oportunidades se abrieron. Algunas de aquellas familias que se habían hecho ricas en EE.UU. comenzaron a comerciar con cerdos.

[5] En 1939, las autoridades nazis dividieron la República Checoslovaca y se creó una República Eslovaca independiente. A diferencia de sus contrapartes en los otros Estados europeos que estaban ocupados o controlados por la Alemania nazi, los Rroma de Eslovaquia no fueron víctimas de genocidio. Por supuesto, sí fueron perseguidos y discriminados: enviados a campos de trabajo; reasentamientos forzados; prohibición de entrar en las ciudades, etc.

[6] La Guardia de Hlinka (en eslovaco, Hlinkova Garda) fue una organización paramilitar de ultraderecha de carácter terrorista que formaba parte del Partido Popular Eslovaco y que actuó durante los años de la Segunda Guerra Mundial.

[7] Esta canción estaba incluida en la obra. Aquí se puede disfrutar la versión de Vera Bila https://www.youtube.com/watch?v=F_94eZWArRw

[8] Milena Hübschmannová (Praga, 10 de junio de 1933- Kameeldrift, Sudáfrica, 8 de septiembre de 2005), indóloga, profesora de la Universidad Carolina de Praga y fundadora del programa de estudios romaníes dentro del Instituto Indológico de dicha universidad donde por primera vez se ofreció un grado en romanó que ella impartía.

[9] La Universidad Carolina (en checo Univerzita Karlova), fundada en 1348, es la universidad más antigua del país y una de las universidades más prestigiosas en la Europa Central y del Este.

[10] Svazu Cikánů-Romů, en checo, fue la primera organización romaní en Checoslovaquia, cuya formación comenzó durante el año 1968. Los objetivos principales eran participar en la solución de los problemas relacionados con la situación de los romaníes en Checoslovaquia y promover la investigación científica de su historia, promover la vida cultural y el romanó. En 1973, sin embargo, la organización fue disuelta por las autoridades comunistas.

[11]  Rómske rozprávky-Romane paramisa (1992, Košice: Východoslovenské vydavateľstvo, ISBN:  80-0049-5); Romské pohádky/Romane paramisa (1999, Praha: Radix, ISBN: 80-86031-25-X)

[12] Narodila jsem se pod šťastnou hvězdou (1997, 1ª edición, Praha: Delfín, ISBN 978-80-901861-8-1; 2010, reedición, Praha: Triáda, ISBN: 978-80-87256-20-6)

[13] A pesar de que la Asociación Nacional Presencia Gitana, organización progitana dirigida por personas payas, anunció que publicaría a través de su editorial una versión española, el texto permanece inédito en español.

[14] A False Dawn. My Life as a Gypsy Woman in Slovakia (Hatfield: University Of Hertfordshire Press, 2000, ISBN: 9781902806006)

[15] Je suis née sous une bonne étoile… Ma vie de femme tsigane en Slovaquie (París: L’Harmattan, 2000, ISBN: 2738487564)

[16]  Szerencsés csillagzat alatt születtem (Budapest: Point, 2001, ISBN: 9639312126)

[17] El suplemento educativo de The Times lo eligió libro de la semana en junio de 2000.

[18] La Orden de Ludovit Stur es un galardón otorgado a los ciudadanos de la República Eslovaca que hayan contribuido de una manera extraordinaria a la democracia y los derechos humanos, la defensa y la seguridad de la República Eslovaca; o hayan alcanzado logros muy importantes en el ámbito de la política, la gestión y la administración del Estado, el desarrollo nacional de la economía, la ciencia y la tecnología, la cultura, las artes, la educación, los deportes; o que hayan contribuido a la buena imagen y reputación de la República Eslovaca en el exterior; y, excepcionalmente, a quienes hayan desarrollado servicios militares comprometidos.

Anuncios

Katarina Taikon, líder del movimiento por los derechos civiles

“A principios de la década de 1960, mi hermana Katarina Taikon y yo iniciamos una campaña, con la ayuda de nuestros maridos, Bjorn Langhammer y Bernd Janush, para cambiar la actitud de la sociedad hacia los gitanos que en Suecia, y en otras partes, han sido relegados a un gueto en el borde de la sociedad, sin acceso a la educación o la vivienda y han sido privados de cualquier tipo de seguridad social.”

Tía Rosa Taikon

Entre dos fechas tan significativas como el Día Internacional de las Mujeres y el Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial no podíamos dedicar nuestro blog a otra persona más que a la Tía Katarina Taikon que personifica las luchas por la emancipación de las mujeres y contra el racismo.

descarga (1)
Magnífica foto de Björn Langhammer, su marido

La Tía Katarina Maria Taikon-Langhammer (29 de julio de 1932, en Almby, Örebro – 30 de diciembre de 1995 en Ytterhogdal, Hälsingland) fue una activista gitana kalderash sueca, líder en el movimiento de los derechos civiles, escritora y actriz.

Fue carismática, hábil en el uso de la retórica, graciosa, de pensamiento rápido y tuvo un gran habilidad social para concitar apoyos para la causa romaní.

Su activismo fue una necesidad, no fue una elección: no se podía consentir tanta injusticia.

En lo personal era amorosa, discreta y muy frágil. Al final, tanta exposición, el estrés de la lucha, le pasó factura en su salud.

taikon katarina läserEra la más pequeña de los cuatro hijos habidos en el matrimonio entre el Tío Johan Taikon (1877-1947), -gitano, violinista, cantante de tangos (sí, sí, en Noruega, en Finlandia y en Suecia, el tango argentino, desde hace muchos años, ha fructificado y ha dado su propia variedad y los artistas gitanos, cómo no, son sus mejores intérpretes. Otro día hablaremos de este genero musical), orfebre, platero y propietario de un pequeño parque de atracciones- y Agda Karlsson, gachí, hija de una familia de campesinos, que trabajaba de camarera del restaurante donde el Tío Johan tocaba el violín y donde se enamoraron cuando ella contaba tan solo 21 años y él 47.

Sus hermanicos fueron Paul, Rosa y Pauline.

Paul fue asesinado, en circunstancias nunca aclaradas pero probablemente motivadas en el odio racial, en 1962, cuando sólo tenía 38 años, por un jambo que era soldado de la misión sueca en Naciones Unidas. El caso nunca se resolvió ni se investigó debidamente a pesar de las recurrentes denuncias presentadas por la familia.

La Tía Rosa, fue platera, actriz y una gran activista de los derechos gitanos. Otro día os contaremos de ella.

La Tía Pauline ha sido maestra y traductora de romanó.

Katarina nació en una tienda de campaña (en un telón diríamos los calós y las calís de España). Su madre faltó de tuberculosis muy jóven, con 29 años, cuando ella tenía sólo 9 meses de edad.

Cuando tenía 5 años, su padre se casó de nuevo -con Signe Öhman a quien Katarina llama Siv en su serie de libros autobiográficos “Katizi”- y la Tía Katarina fue entregada a una familia paya que también eran feriantes para que la cuidaran mientras el nuevo matrimonio se asentaba. Pero esta familia quiso adoptarla y quedársela para siempre a lo que el padre se negó lo cual motivó la intervención de los servicios sociales y la Tía Katarina terminó siendo ingresada en un orfanato hasta que a los 7 años de edad su padre la pudo rescatar y recuperar la tutela. La Tía Katarina solía decir que no había un día en que no se acordara de aquellos niños sin pelo (con el pelo rapado) del orfanato.

Skärmavbild-2016-01-10-kl.-21.34.25-1024x640La Tía Katarina Taikon, como tantos niños y niñas gitanos de la época, no pudo ir a la escuela. La vida errante dificultaba la escolarización y el racismo antigitano la hacía imposible: cuando alguna vez tuvo ocasión de asistir unos días a alguna escuela fue acosada, insultada y golpeada por los lacorriyos (niños payos). Su papa quería que Katarina y sus hermanos aprendieran a leer y a escribir y cada vez que iban a estar un tiempo en un pueblo los apuntaba a la escuela local, incluso contrató en varias ocasiones a maestros y maestras para que en vacaciones vinieran a su paraero a darles clases. Finalmente, la Tía Katarina terminó de aprender a leer y a escribir a los 26 años en una escuela para adultos.

Como en todas las familias gitanas, los niños ayudaban en las tareas familiares: iban a buscar agua, leña, etc… vendían las artesanías que elaboran los padres o actuaban cantando y bailando en las ferias.

A los 14 años se escapó con un primo suyo pero la cosa no fue bien y el matrimonio no duró demasiado tiempo.

A los 16 años (1948) participó en el corto documental (hoy lo llamaríamos falso documental) “Uppbrott (Mudanza)” de Arne Sucksdorffs, una deliciosa peliculita en la cual vemos a Katarina cantar y bailar y vemos cómo era parte de la vida de entonces para los gitanos suecos. Los diálogos están en romanó y todos los actores son gitanos de verdad, jijiji. Son 10 minutos que merece la pena ver.

Tras la muerte de su padrecico, la Tía Katarina se mudó con su hermana Rosa a Estocolmo. Allí conoció los círculos artísticos que se reunían en los cafés de la ciudad mientras sobrevivía ejerciendo toda clase de trabajos esporádicos.

En 1953, fruto de su corta relación con el actor payo Ove Tjernberg, nació su primera hija Angelica.

En 1957 tuvo su segundo hijo, Michael, con el artista gachó Sven Olov Ehren.

Poco después conoció a Björn Langhammer, fotógrafo payo, con quien se casó y que se convertirá en el documentalista de su lucha en la siguiente década. Él la animó a que se pusiera a estudiar. Obtuvo el certificado de estudios primarios en una escuela de adultos y posteriormente estudió una maestría en ciencias empresariales que le permitió montar una cafetería heladería que pronto se convirtió en centro de encuentro para muchos de sus amigos artistas, actores, escritores.

En 1961, junto con Björn, tuvo a su tercer hijo Niki.

9789127147300En 1963, la Tía Katarina Taikon publicó su primer libro, “Zigenerska (gitana)” -disponible solo en sueco-, un libro autobiográfico pero cargado de significación política que se convirtió en un catalizador de la lucha antirracista por el derecho de los gitanos a la vivienda, la escuela y el trabajo. El libro tuvo un gran impacto en los medios de comunicación que generó el debate sobre la situación de los Rroma y la responsabilidad de las autoridades. Fue el comienzo de una lucha comprometida, dura y agotadora por los derechos de los gitanos.

En 1964, conoció a Martin Luther King cuando acudió a Suecia para recibir el Premio Nobel de la Paz. Se reunieron y ella le contó sobre la lucha romaní en Suecia. Esta reunión no fue publicitada en la prensa sueca, tal vez (como lo sugiere Lawen Mohtadi) porque habría implicado reconocer que había racismo institucionalizado en Suecia. Sí sabemos que el bueno del Doctor King se asombró de saber cómo se trataba a los gitanos en la “paradisíaca” Suecia.

taikon katarina king

A ambos se les ha comparado. De hecho en la prensa sueca se suele llamar a la Tía Katarina “la Martin Luther King gitana de Suecia”. Sus luchas respectivas por los derechos civiles tenían mucho en común. El activismo de la Tía Katarina Taikon consistió sobre todo en dar información y crear opinión, hablando, escribiendo artículos y aconsejando a los burócratas y políticos sobre cuáles eran los problemas y cómo debían enfrentarlos. Viajó y dio conferencias y participó en periódicos, televisión y radio para ilustrar la situación de los Rroma dentro y fuera de Suecia.

Se reunió, junto con su hermana Rosa y otros activistas gitanos, en varias ocasiones con el entonces Primer Ministro Tage Erlander -considerado el padre del Estado del Bienestar Sueco, ahí es nada-, para convencerlo de la necesidad de implementar políticas de apoyo a la educación de adultos. También se reunió con Olof Palme.

 

“Tuvimos que luchar durante cuatro años contra Erlander, que no entendía que necesitábamos mudarnos a casas e ir a la escuela. Casi vivimos en la Casa del Parlamento, fuimos allí todos los días e intentamos elaborar un discurso. Y también escuchamos cuando los políticos hablaban mal”

Esa fue su reivindicación durante la manifestación del 1º de mayo de 1965: educación para los adultos.

repro: Kungliga biblioteketFue por entonces cuando, junto a otros activistas gitanos, se creó la primera organización gitana sueca.

9789127141506_Taikon_Katitzi1-2En 1969, la Tía Katarina Taikon publicó su primer libro para niños “Katitzi” -es el nombre gitano de Katarina. Desgraciadamente tampoco está disponible en español-. Esta serie de libros está formada por 12 volúmenes. La serie sigue a Katitzi desde la edad de siete años hasta la adolescencia y está dirigida a lectores de aproximadamente la edad de Katitzi. Los libros de Katitzi estuvieron entre los libros infantiles más populares de Suecia durante la década de 1970 y la historia de Katitzi también se publicó en comic e, incluso, se hizo una serie de televisión.

La Tía Katarina quería, además, terminar con esa visión romántica y falsa dada por los escritores suecos -y no sólo suecos- sobre los gitanos y que, según sus propias palabras, “tanto deforman la realidad de quienes, durante siglos, se han visto afectados por leyes injustas y discriminatorias”.

El exceso de trabajo y los continuos viajes terminaron por deteriorar su salud y en la primavera de 1982 sufrió un paro cardíaco y cayó en coma. Nunca despertó. Permaneció en coma durante 14 años y murió el 30 de diciembre de 1995.

 

En 2012, Lawen Mohtadi publicó el libro Den dag jag blir fri  (El día que sea libre), una biografía de la Tía Katarina, que también sirvió de base para el documental ”Taikon”, realizado por Lawen Mohtadi y Gellert Tamas y estrenado el 2 de octubre de 2015 .

En Skellefteå, desde 2015, hay una calle dedicada a Katitzi.

SkyltarEn ese mismo 2015, el Ayuntamiento de Estocolmo estableció el Premio Katarina Taikon dotado con 100,000 coronas (un poco menos de 10.000 eurunos) cuyo objetivo es visibilizar y recompensar a los defensores de los derechos humanos que trabajan en la ciudad de Estocolmo.

La Tía Katarina Taikon dedicó su vida a mejorar las condiciones de las personas romaníes en Suecia y en el mundo a través de su incansable trabajo. Consiguió cambiar el discurso dominante aunque el antigitanismo siga vivo incluso en la “modélica” Suecia.