Imagen

Jakob Reinhard “Hannikel”, un gitano malo, malo, malo, malísimo

Hasta ahora os hemos hablado siempre de gitanicos güenos pero también los ha habido malos o que han sido considerados malos. Nos apetece mucho hablaros del gitano más malo de todos los tiempos: el Tío Jakob Reinhard “Hannikel”.

Hannikel (1)Pero antes os diré que no es el único gitano considerado malo por la sociedad cuando realmente era un gitanico bueno que se buscaba la vida como podía y que hizo lo que debía hacer cuando le tocó hacerlo.

El bandolerismo o bandidismo social es una reacción de los oprimidos por la injusticia, la violencia y la pobreza y se ha dado en muchos lugares y en diversas épocas aunque no cabe duda que el Antiguo Régimen, la llamada Edad Moderna, con el absolutismo dominando por toda Europa propició el reforzamiento de este tipo de resistencia: “De esta manera, al desafiar a los que tienen o reivindican el poder, la ley y el control de los recursos, el bandolerismo desafía simultáneamente al orden económico, social y político” (Hobsbawn, E. Bandidos. Barcelona: Crítica, 2001). Y por eso, a la vez que eran perseguidos por el Poder eran queridos y protegidos por los débiles.

Además de Hannikel ha habido otros grandes bandoleros gitanos: José Ulloa “Tragabuches”, Antoine la Grave “Der Grosse Galantho” o Johannes la Fortun “Hemperla”. De todos ellos os hablaremos en futuros artículos.

800px-HannikelEl Tío Jakob Reinhard, apodado “Hannikel” (el buey) por su fornida constitución física, fue un bandolero cuyas andanzas terminaron en la horca el 17 de julio de 1787. Tanto a nivel popular como entre los demás bandidos era considero uno de los más fieros y temidos.

Nació en Darmstadt (Alemania) en 1742. Sabemos que su madrecica era gitana y su papa era tambor (soldado) del landgraviato de Hesse. Las fuentes no lo dicen pero es posible que su padre también fuera gitano ya que el oficio militar ha sido común para muchos Rroma en diferentes lugares de Europa. Su abuelo materno fue el famoso bandolero “Kleine Konrad” (Pequeño Konrad) que fue ajusticiado por el método de la rueda: un método de suplicio y ejecución   empleado en Europa desde la Edad Media hasta la época moderna (la última ejecución registrada fue en 1841 en Prusia). La primera parte de la tortura consistía en atar firmemente al reo en un banco o en una cruz para acceder con comodidad a las extremidades, tras lo cual el verdugo procedía a triturar,  mediante una barra de hierro o cualquier otro instrumento, todos los huesos y articulaciones del condenado. La operación debía hacerse con cierta técnica pues era preceptivo que el condenado no muriera por un derrame interno. Por eso no se le golpeaba la cabeza que quedaba intacta. El objetivo era que las extremidades pudieran ser dobladas y dislocadas  por numerosos sitios. Después, el reo era colocado en una rueda de carro de manera que los tobillos tocaran la cabeza para lo cual las piernas debían dislocarse hacia arriba poniéndose los brazos de manera que recorrieran todo el perímetro de la circunferencia y se enganchaba la rueda en un eje clavado en el suelo quedando la rueda elevada y en posición horizontal con el condenado sobre ella. Si tenemos en cuenta que al reo también se le rompían las costillas, lo que hacía que la respiración fuera extremadamente penosa, la condena a «ser quebrado de arriba abajo y luego llevado a la rueda» significaba una muerte lenta y dolorosa que se podía prolongar durante horas e incluso hasta un día. Un método de ajusticiamiento que fue empleado también contra gitanos aunque no fueran bandoleros tal y como ocurrió en Giessen (Hesse, Alemania), los días 14 y 15 de noviembre de 1726.

Weissenbruch,_Hinrichtung,_Gießen_1726

Ejecución masiva de gitanos que tuvo lugar en Gießen (Alemania) los días 14 y 15 de noviembre de 1726 y que constituyó todo un espectáculo

De joven vivió en Alsacia y se dedicó a la venta ambulante aunque las crónicas también dicen que además cometió pequeños robos.

En 1770, Hannikel se trasladó a Württemberg y junto a su hermanico Wenzel creó una banda de forajidos. Se convirtió en el líder. Su banda llegó a tener unos 35 miembros entre los que se incluían tanto hombres como mujeres e incluso niños. Desde mi punto de vista, más que una banda de ladrones era una familia. Se dedicaban especialmente a asaltar y robar a judíos ricos y a sacerdotes esto les atrajo la simpatía de la población: muchos de los campesinos estaban endeudados con los ricos prestamistas judíos debido a la crisis húngara de 1770-71. El propio Hannikel justifica los ataques contra los judíos porque “engañan a los cristianos” y por lo tanto considera que es correcto deshacerse de sus deudas. Tampoco sentían los campesinos demasiadas simpatías hacia los curas.
Solían operar en la Selva Negra, cerca de Nagold, una zona densamente poblada entonces por bandidos de todo tipo: era un bosque inmenso que estaba fragmentado en pequeños territorios independientes unos de otros y con sus propias jurisdicciones de manera que los bandoleros escapaban fácilmente de sus perseguidores puesto que los guardias de un territorio no podían entrar en el territorio de al lado. Además, es una zona fronteriza con Francia y Suiza

Hannikel, Hauptfigur der Räuberausstellung

Retrato de Hannikel en el Ayuntamiento de Sulz

Las incursiones de Hannikel extendieron el terror por toda la región aunque también despertó la simpatía de los campesinos y agrandó su leyenda debido a la destreza con la que siempre escapaba de sus perseguidores franceses.

El 4 de abril de 1786, Hannikel agredió a un granadero (soldado) del Duque de Württemberg cerca de Reutlingen. Christoph “Toni” Pfister se llamaba y había sido miembro de la banda pero había cambiado de bando y se había incorporado al ejército de Wurttemberg. Además de esta traición, Toni había abandonado a la cuñada de Hannikel, la hermosa gitana Mantua. Y es en este episodio de la vida de Hannikel donde vemos la parte más justiciera del gitano, aquí nos recuerda a las celebradas hazañas de nuestros gitanos valientes.

El granadero traidor fue atraído por una gitana a una emboscada. Hannikel saltó sobre él y le golpeó con una porra. Wenzel, el hermano de Hannikel también golpeó a Toni. Entonces Hannikel sacó su cuchillo y le cortó la nariz y el labio superior. Dieterlen, uno de los hijos de Hannikel que entonces contaba doce años de edad, “finalmente se sirvió de un sombrero lleno de agua de un charco para limpiarle las heridas”  según se relata en la novela “Hannikel, oder die Räuber- und Mörderbande, welche in Sulz am Nekar in Verhaft genommen und am 17ten Jul. 1787 daselbst justificirt worden: ein wahrhafter Zigeuner-Roman ganz aus den Kriminal-Akten gezogen” (Hannikel o la banda de ladrones y asesinos que habían sido encarcelados en Sulz del Nekar, y allí se había hecho justicia el 17 de julio de 1787: una verdadera novela gitana enteramente extraída de los archivos criminales)

Portada

A la mañana siguiente fue encontrado. Todavía estaba vivo y dio los nombres de sus torturadores. El moribundo fue trasladado a Reutlingen pero expiró su vida antes de llegar a las puertas de la ciudad.

Entonces el Vogt (el señor feudal) de Sulz am Neckar, Jacob Georg Schäffer reunió un pequeño ejército para dar caza a la Banda de Hannikel y consiguió arrestar a 27 de sus miembros cerca del Castillo de Hohenstaufen pero Hannikel y otros 28 de sus bandoleros consiguieron najar (huir) y llegar a Suiza.

El 3 de agosto de 1786 el conde Rudolf von Salis-Zizers capturó en las ruinas de Neuburg cerca de Untervaz (Suiza) a Hannikel junto con los 16 miembros que quedaban de su cuadrilla y los trasladó a Coira (Suiza).

MG_6572_3_4_tonemapped_Grabenstraße_30_40789_Schelmenturm

Torre de Coira, llamada actualmente de Hannikel, donde fue encerrado y de donde logró escapar

Hannikel fue encerrado en la torre de Coira –hoy en día conocida como Torre Hannikel- pero el 6 de agosto logró escapar de su mazmorra practicando un agujero en la pared.

Finalmente fue arrestado por el conde de Sargans y confinado junto a su banda en el Castillo de Vaduz (actual capital de Liechtenstein) que era de su propiedad. Allí los recogió Schäffer en septiembre y los llevó a Sulz.

Schlossvaduz

Castillo de Vaduz

Durante más de veintisiete semanas fueron interrogados por el Tribunal de Sulz hasta que hubo confesiones y reconocieron los crímenes de los que eran acusados.

Hohenasperg

Cárcel de Hohenasperg

Hannikel y tres de su cuadrilla fueron sentenciados a muerte y ahorcados el 17 de julio de 1787 en Sulz. Los otros fueron sentenciados a cadena perpetua en Hohenasperg (la cárcel y fortaleza de Asperg) y en la fortaleza de Hohentwiel.

1024px-Hohentwiel-luftbild

Fortaleza de Hohentwiel donde fueron estardós el hermano y el hijo de Hannikel

Casi 12.000 personas se reunieron en el Galgenberg de la Neckarstädtchen Sulz para presenciar el ahorcamiento de Hannikel.

Hannikel_in_Prison

El hermano de Hannikel, Johannes Jacobi, llamado Geuder, y su hijo Johann Carl Reinhard, llamado Bastardi, fueron enviados a Hohentwiel donde ya estaban presos otros siete antiguos miembros de la banda que habían sido arrestados en septiembre de 1786. En la primavera de 1787 intentaron escaparse y desde entonces los prisioneros llevaron grilletes y fueron sometidos a trabajos forzados.

El 30 de diciembre de 1788  murió el hijo de Hannikel. Dieterle otro de sus hijos escapó y fue recogido en un orfanato del que tuvo que escapar cuando intentaron prenderle fuego los campesinos de alrededor cuando supieron que el niño que estaba allí escondido era el hijo de Hannikel.

En la primavera de 1794, cinco de los miembros de la Banda de Hannikel que aún seguían prisioneros fueron liberados para incorporarse al ejército en la guerra imperial.

800px-Glatt-Räuber8080-freigestellt

Retrato de Hannikel en la torre de la prisión de Sulz. Pintura de Johannes Hermann

En su tiempo de bandolero, Hannikel estuvo rodeado de leyendas. Una de ellas cuenta que un viejo gitano advirtió que si lo ahorcaban caerían peces y estrellas del cielo. Poco después de que el condenado fuera ahorcado se desató una terrible tormenta surgida de una pequeña nube. Rayos y  truenos dieron paso a granizos como “palomas y pollos “,  según citó el historiador Anton Birlinger, que había presenciado este acontecimiento el 17 de julio de 1787.

Quicklebendig-springen-beim-Narrenverein-Ohmenhausen-in-411574h

Lugareños disfrazados de Hannikel

La fascinación por la naturaleza romántica de la vida de Hannikel sigue estando viva, de hecho, en el carnaval  de Coira Hannikel es uno de los personajes más presentes y medio centenar de personas participan en una recreación anual de la captura de Hannikel.

Anuncios
Imagen

Panna Cinka, nuestra señora del violín

Panna Cinka o Czinka Panna (en húngaro) o Panna Cinková (en eslovaco) fue una famosa violinista gitana húngara nacida en la ciudad húngara de Sajógömör (actualmente Gemer, en Eslovaquia. Sí, sí, la convulsa historia de Europa ha hecho que las ciudades hayan ido pasando de país en país por los caprichos de las guerras) en 1711.

220px-Czinka_Panna_cigányprímásAdemás de tocar el violín fue una prolífica compositora a la que se adjudican más de 100 obras. Su música abarca tanto la música tradicional gitana como la música clásica.

Ignoramos qué día nació pero sí sabemos que nació en una familia de gitanos músicos. Su agüelico fue Mihàly Barna, uno de los violinistas gitanos más antiguos que se conocen, y su papa, Sándor Cinka, fue músico de la Corte de Francisco Rákóczi II (líder de la guerra de independencia húngara contra el dominio de los Habsburgo, Príncipe de los Estados Confederados por la Libertad del Reino de Hungría, Príncipe de Transilvania, Príncipe Imperial y que, actualmente, es considerado un héroe nacional en Hungría) en Rožňava.

Su papa y sus hermanicos son considerados los autores de la famosa Marcha Rákóczi también conocida como la Marcha Húngara que fue tenida por el himno no oficial del Estado húngaro (aquí podéis escucharla interpretada por la Orquesta Gitana de la Radio Húngara dirigida por el violinista gitano Sándor Lakatos). O sea, que la gente de la Tía Anna Maria siñaban unos monstros de la música.

Hegyi_Aranka-_mint_Czinka_Panna

La actriz Aranka Hegyi en el papel de Panna Czinka (1896) en una obra de teatro

Cuenta la leyenda que cuando tenía nueve años estaba tocando el violín para entretener a su familia y la vio Ján Lányi, el principal noble de la provincia, y desde entonces se convirtió en su mecenas y protector.

Estudió música en Rozsnyó (actualmente Rožňava) y, a los 14 años, se casó con Dànyi, un gitano Kalderaś que tocaba el contrabajo, de cuyo feliz matrimonio nacieron cuatro hijos y una hija. Se incorporó a la banda que Dànyi y sus cuñaos habían creado en 1725 y con la que habían ya actuado por toda Hungría y por Polonia y Rumania.

3871753--greguss-imre-18561910-cinka-panna--1-950x0p0

La Tía Anna Maria transformó esa banda de música: actuaba como directora y primer violín y diseñó unos uniformes que vestían en sus actuaciones y que recordaban a los uniformes militares. La banda de la Tía Panna es considerada como la inspiradora de las bandas de música gitana que triunfaron en Hungría y en Europa en el siglo XIX y parte del XX.

kd4179n

Diseño del vestuario para la ópera de Zoltan Kodaly inspirada en Panna Czinka

Con esa banda giraron por toda Europa. La nobleza ansiaba invitarlos a tocar en sus palacios y palacetes. Tocaron incluso para la Emperatriz María Teresa ¡Ojalá la hubieran maldecío pa que esta esgollá no hubiera hecho tanto daño a nuestra gente!

Además de tocar el violín (nada menos que un Amati –los violines Amati fueron tan apreciados como los Stradivari) tocaba la flauta y cantaba.

Sus hijos se fueron incorporando a la banda.

kb1948_1n

La ópera Balada de Cinka Panna del compositor Zontal Kodaly se estrenó en 1948 en Budapest

Su fama en vida fue mucha de tal manera que ha transcendido y su vida y su figura han inspirado poemas, novelas, obras de teatro, una ópera y una película y varios pintores checos y eslovacos la han retratado. Incluso ha sido denominada la Safo gitana.

Sajógömör34

Monumento en su memoria erigido en Gemer (Eslovaquia)

La Tía Panna Cinka faltó en su ciudad natal de Gemer y le dieron sepultura el 5 de febrero de 1772, vestida con su uniforme, luciendo un anillo de diamantes y con su violín Amati.

Sajógömör36Tiene calles dedicadas a su memoria en Györ, Monor, Miskolc y Budapest. Y en su ciudad natal, Gemer, se alza un monumento que la recuerda.

 

Imagen

Aleksandr Vyacheslavovich “Germano”, padre de la literatura gitana

Nació el  6 de junio de 1893 en la aldea de Startsevo-Lepyoshkino perteneciente a la ciudad de Orel, capital de la homónima provincia rusa y faltó en Moscú el 22 de abril de 1955. Fue escritor, poeta, dramaturgo, recopilador del folklore gitano ruso y traductor de los clásicos rusos al romanó.

01

Portada de uno de sus primeros libros. Era un libro dirigido a promover la ideología soviética entre los niños

Sus padres habían emigrado desde el Imperio Austrohúngaro a Rusia. Su papa, Vatslav, era un gachó de origen checo que se dedicaba a la fontanería y su mama, Carolina, una romí de Moravia, una región histórica checa.

Quiso la casualidad que su madrecica lo trajera al mundo mientras asistían a una boda. La gitana, pese al embarazo, estuvo bailando alegremente; se sintió indispuesta; se retiró del corro; y fue a parir al Tío Aleksandr en medio de un huerto de coles (muchas veces he escuchado decir “eres más gitano que las coles”, jijiji).

Era el menor de 11 hermanos. Su padre, por desgracia, faltó poco después de que él naciera. Vivió junto a su mama hasta los 8 años y, a partir de entonces, el Tío Alensandr, llamado Sasha, fue criado por su hermana mayor Anna Vyacheslavovna.

Aunque fue a la Escuela Superior de Comercio de Kiev no pudo terminar sus estudios a causa de la I Guerra Mundial en la cual combatió.

06germano

De joven

Tomó parte en la Revolución de Octubre (1917) y participó en la Guerra Civil Rusa.

Sus primeras obras, la novela corta «Иван Талыго» (Ivan Talygo) y el ensayo «Червь грызёт» (El gusano roe), fueron publicadas en 1915, cuando solo contaba 22 años de edad, en un volumen colectivo titulado “Ciudadanos de Orel a las víctimas de la Guerra” cuya recaudación fue destinada a la asistencia a los heridos y discapacitados. Su participación en esta obra colectiva le reportó un gran éxito a nivel local. La crítica ha valorado especialmente el ensayo que a pesar de su corta extensión constituye en su esencia, filosófica y lírica, una meditación sobre la fugacidad de la vida, la sabiduría de la vejez y la inminente oscuridad del vacío al final del camino terrenal de cada persona. Y sorprende además que esta reflexión viniera de un joven de 22 años.

El 3 enero de 1919 fue reclutado por el Ejército Rojo y tras ser licenciado comenzó a escribir como colaborador del periódico local “Орловская правда”, la verdad de Orel, donde publicó su primera colección de cuentos  en 1921 “Былые зарницы”, el rayo de la mañana.

Se involucró en la vida cultural y social de Orel de manera que no había un evento en el cual no participara: se convirtió en editor de la Revista Literaria Infantil “Первоцвет” (Primavera), participó en la creación de la Organización de Escritores de Orel, en la constitución de la Universidad Proletaria, en la creación del Museo Turgeniev…

Para entonces ya era un escritor y dramaturgo de cierto éxito. De su pluma salieron más de 100 cuentos, ensayos, folletines, obras de teatro… Algunas de sus obras de teatro se representaron en el teatro de Orel.  Fue especialmente exitosa una pequeña obra satírica de un acto sobre la burocracia “En una institución determinada” que no es en absoluto obsoleta sino que sigue siendo aplicable a los tiempos modernos. Y en los días de Germano tuvo un éxito rotundo. Por primera vez fue escenificada por el Teatro Municipal de Orel, tras lo cual entró en el repertorio de grupos aficionados no sólo de Orel sino también de provincias vecinas. Esta obra se representó unas trescientas veces

38221156

De mayor

En 1926 se traslada a Moscú y empieza a dedicarse a la cultura y a la literatura gitana en romanó.

Aunque su lengua materna era el ruso (su mama hablaba romanó pero cuando se trasladaron a Rusia, toda la familia aprendió ruso y esa era la lengua que se hablaba en su casa), el Tío Aleksandr convivió con gitanos errantes para aprender romanó. Él se consideraba a sí mismo como un Aleko (el personaje de Pushkin) redivivo. Recordemos que Aleko era un gachó que por amor a la libertad se une a un grupo gitano creyendo que allí encontraría la verdadera felicidad pero acaba entendiendo que ni siquiera entre gitanos existe la libertad absoluta. Aunque la intención del Tío Aleksandr no era retomar el ideal de la libertad y el viaje sino más bien entender cómo eran los gitanos para tratar de promover en ellos la ideología soviética: él había crecido fuera de ese ambiente gitano y había asumido la ideología revolucionaria y quería que los demás gitanos se incorporasen al orden soviético y para ello tenía que conectar con los gitanos andarríos.

No obstante, podemos considerarlo uno de los padres de la literatura gitana y, por supuesto, el fundador de la literatura soviética gitana ya que fue el primero en publicar una novela en romanó.

Durante la campaña para la liquidación del analfabetismo y el fomento de la escritura para las minorías étnicas, en mayo de 1927, el Comisariado del Pueblo para la Educación de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia planteó la cuestión de crear un alfabeto para el idioma gitano escrito y fue a Germano a quien se le encargó la creación del alfabeto gitano (aunque no fue el único que lo desarrolló) en el que escribió los primeros trabajos en lengua gitana.

Aquel mismo año de 1927 se creó la revista sociopolítica y literaria “Романы Зоря” (Romani zorya –en romanó escrito con alfabeto ruso-, amanecer gitano), una de las primeras revistas gitanas del mundo, y él devino su secretario. Allí empezó a publicar sus relatos en romanó sentando las bases de la futura literatura gitana en romanó.

Su primera obra en romano “Руверо” (ruvoro, lobezno) apareció en noviembre de 1927 en la Revista Romani Zorya.

Sus temas favoritos fueron los que tenían que ver con la vida gitana anterior a la Revolución Rusa, planteando críticas al viejo modo de vida patriarcal y a las supersticiones aunque también describe de un modo realista la vida nueva, los reasentamientos, las dificultades de los gitanos para vivir en ese nuevo mundo soviético que exige el fin de su modo de vida y su asentamiento para integrarse en las nuevas estructuras productivas: las grandes factorías y las granjas colectivas. En sus poemas quedan reflejadas esas contradicciones, esas tensiones entre la vida antigua y la moderna.

74192842

Los fundadores del Teatro Romen. El cuarto por la izquierda era el Tío Aleksandr

En 1931 comenzó la vida del Teatro Romen (que significa “para los gitanos”) de Moscú del que el Tío Aleksander fue uno de sus fundadores. Por primera vez, se creó un teatro en el cual autores gitanos llevarían a la escena sus propias voces, vivencias y anhelos y lo harían en romanó. La primera obra escenificada en este teatro, el 21 de diembre de 1931, fue la obra de Germano “Vida sobre ruedas”. Se quedó durante mucho tiempo en el repertorio del teatro donde fue representada más de 1200 veces. El papel principal fue brillantemente interpretado por la famosa actriz Lyalya Chernaya de quien hablaremos en otra ocasión.

Moscow_Romen_Theatre_03-2016_photo1

Vista actual del Teatro Romen, en Moscú, aún en activo

Entre 1927 y 1938, el Tío Aleksandr escribió unas 30 obras –cuentos, poemas, teatro, ensayos etnográficos,  etc..- en romanó. Algunas de sus obras teatrales tuvieron tanto éxito que fueron representadas más de 1000 veces.

También tradujo al romanó las obras de Pushkin y otros clásicos rusos.

Además elaboró varios libros de texto escolares sobre la lengua y la cultura gitana.

En 1934 se convirtió en miembro de la Unión de Escritores de la Unión Soviética.

Durante la Segunda Guerra Mundial permaneció en Moscú y participó en lecturas de poesía y cuentos en los hospitales para los heridos de guerra.

Djana

Portada del libro Djàna neve Roma, vienen gitanos nuevos. En este ensayo promueve la ideología soviética

Por desgracia, a partir de 1940 el Teatro Romen dejó de hacer todas sus representaciones en romanó y fue introduciendo el ruso lo que le abrió a otros públicos pero hizo que se perdiera su capacidad de promoción de nuestra lengua.

Las obras literarias del Tío Aleksandr permanecen descatalogadas y prácticamente imposibles de conseguir.

El Tío Aleksandr Germano es uno de los héroes del panteón de la causa gitana ya que participó en todos los movimientos que dieron lugar al florecimiento de la cultura gitana en Rusia y eso tuvo sus repercusiones en el mundo.

lit_str28

En Orel tiene una calle dedicada a su memoria

Imagen

El amor como arma de resistencia

Juana, Rosalía, Lucía y cuantas gitanas ha habido antes que nosotras:

Te na bistras tumare anava! ¡Vuestros nombres serán nuestra memoria!

Aquel miércoles, 29 de Julio, Juana, la viuda de Baltasar de Vargas, echaba el rato a la fresca. Sentada en su silla de enea delante de la puerta de su casa. Conversando con las otras gitanas del barrio gitano de Orihuela  ‒sí, ese mismo barrio donde siglos después nacería un cabrero poeta que sembró los vientos del pueblo de libertad y que se llamó Miguel Hernández.

Trenzaban pitas de esparto mientras charlaban. Juana de Vargas de vez en cuando levantaba la mirada para ver dónde paraba Lucía que jugaba con las otras niñas, primas y vecinas, que conocía de toda la vida. Juana de Vargas, abuela de Lucía, se conservaba estupendamente. Tenía la avanzada edad de 64 años, para ser gitana y mujer, en 1749, había vivido muchos años y todavía le quedaban fuerzas para jugar con su nieta, trabajar, cuidar de sus hijas y mucho más.

aab70ffe-4329-4818-b49f-b645c6b5be15

Echó un trago al búcaro para refrescarse y pensó que Rosalía, su hija, a esas hora debía de estar amamantando a Francisco de Paula para dormirle. Rosalía vivía en Alicante con su marido Nicolás, acababan de tener un bebé y Lucía había querido quedarse con ella. Aunque cerca de la casa de sus padres había mar, no era costumbre ni aconsejable entonces bañarse en esas aguas procelosas. A Lucía le encantaba estar con su abuela, quien la enseñaba muchas cosas y además pasaban el día en el Rio Segura, el río de Orihuela, con sus tías y primas. Lucía jugaba alegremente ignorando por completo lo que su destino, escrito y dictaminado por hombres payos poderosos, le deparaba.

Todo se fraguó en secreto. El Marqués de la Ensenada, Zenón de Somodevilla ‒¡Qué hasta el nombre lo tenía feo, el desgraciao!‒, instigado, ayudado, correspondido, apoyado en todo momento por Don Gaspar Vázquez de Tablada, Obispo de Oviedo por la gracia de Dios y de la Santa Sede Apostólica ‒por muchas vidas que vivan los joíos curas del carajo no gastarán jamás tiempo suficiente para pedir perdón por todo el daño que le han causado a la humana especie. He dicho‒ y presidente del máximo órgano legislativo, el Consejo de Castilla, ambos como digo, habían urdido la trama, organizado todo y siempre en connivencia absoluta con el Rey Fernando VI de España, llamado «el Prudente» o «el Justo» ¡Qué gracia tuvo quien le puso el apodo! ¡Quiera el universo y todas las fuerzas de las mujeres que me han precedido que estos tres malditos no hallen descanso jamás y vaguen eternamente condenados!

Por cierto, que este Rey Fernando VI era el noveno abuelo del Felipe que ahora reina pero no gobierna y cobra un sueldazo por ello: Felipe, hermoso, tú que vas de moderno e incluso has desposado a una divorciada plebeya ¿a qué coño esperas pa’ pedir perdón por todo lo que tus malos muertos le hicieron a los míos?

Don Zenón, como decía, había dado la orden y lo tenía todo preparado para que esa noche todas las gitanas y todos los gitanos de España ¡entre 9000 y 12000! fueran capturadas y capturados. Aquella redada, la Gran Redada, tenía el objetivo declarado de “exterminar a tan perniciosa raza”.

Y mientras se extinguía esa “raza” perniciosa,  les sacarían el saín, todo el provecho que pudieran: los hombres servirían de mano de obra esclava para reconstruir la armada española en los arsenales de marina y las mujeres servirían en “labores propias de mujeres” en hospicios y casas de misericordia. Sí, sí, separados para extinguirlos, separadas las mujeres gitanas de sus hombres para que no hubieran más gitanillas ni gitanillos en el Reino.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Entre chistes y veras, preguntando por la faena, hablando de las hijas y los hijos, pasaba plácida la anochecida. No tenían ni idea de que a las afueras de su pueblo, de su Orihuelica del Señor, esperaba un destacamento especialmente dispuesto, venido de Valencia, para capturarlas a ellas y capturarlos a todos, los gitanos y las gitanas. Nadie conocía el propósito de la tropa allí destacada. Ni las autoridades locales. El joío Marqués no confiaba en que los alguaciles o los alcaldes fueran a mantener el secreto de su operación. Creía que avisarían a sus vecinos gitanos para facilitar su huida. Es posible que eso hubiera ocurrido. Los muchos años de convivencia o vivencia en cercanía habrían, seguro, propiciado amistades y amores y relaciones comerciales y de todo tipo y es posible que aquellos gachós de los pueblos que no estaban tan maleados como los de la Corte hubieran ayudado a sus vecinos gitanos. Es posible digo. No lo sé:

Yo no recuerdo tan siquiera el leve

                               apretón de otra mano fatigada.

                                                                              Solo el látigo

                                                                                              Dejó dicho el poeta José Heredia

 

Toda España sería testigo del intento de genocidio. La Gran Redada se llevó a cabo en todo el Reino. A la vez. A las doce de la noche, tal y como lo había previsto el dichoso Marqués, los comandantes de los destacamentos abrieron el sobre lacrado que contenía las órdenes.

En Orihuela se dirigieron a la Calle de los Gitanos. Lo tuvieron fácil. Rodearon el barrio y acometieron, casa por casa, hasta sacar a cada una de las gitanas y a cada uno de los gitanos. Los reunieron en la plaza de abajo y los condujeron, a pie ¡¡¡80 kilómetros!!! hasta el Castillo de Santa Bárbara, en la capital, en Alicante ¡¡la mellor terreta del mon!!

IMG_20170308_211430

Manifestacion 8 de Marzo en Alicante

El 30 de julio por la tarde, tras caminar más de 15 horas, llegaron al Castillo de Alicante. Allí pasaron la noche. Se les repartió agua y pan. A la mañana siguiente, las gitanas, sus chavorrillos de menos de 7 años y sus chavorrillas, todas, fueron conducidas, también andando al Castillo de Denia ¡Otros 80 largos kilómetros!

En el Reino de Valencia, el Castillo de Denia y posteriormente el Castillo de Gandía sirvieron de depósito transitorio para las mujeres gitanas. Mientras que el Castillo de Santa Bárbara de Alicante fue el depósito para los hombres y niños de más de 7 años, edad en la que entonces eran destetados. Desde el año pasado y fruto de los esfuerzos de la Federación Autonómica de Asociaciones Gitanas de la Comunidad Valenciana, una placa en la Plaza de Armas del Castillo los recuerda, nos recuerda a todas y todos el terrible destino al que fueron sometidos aquellos 261 gitanos solo por ser gitanos.

Posteriormente, los hombres capturados en el Reino de Valencia serían enviados al Arsenal de Cartagena a fabricar barcos para la Armada de su Majestad ¡Mal reposo tenga! Y las mujeres, mis antepasadas, gitanas como yo, fueron enviadas al Hospital del Rey en la ciudad de Valencia donde atenderían a los enfermos y lavarían sus ropas y sábanas. Las niñas, según los planes de Ensenada y Vázquez de Tablada, aprenderían a coser y serían enviadas a casas de familias principales para que sirvieran en ellas. Sí, sí, como esclavas. Luego hay quién se pregunta de dónde le vienen los privilegios a los capitalistas: aquí está lo que el payo Marx llamó acumulación originaria del capital.

En Andalucía, las gitanas capturadas fueron enviadas a Málaga donde la falta de previsión del Marqués (no previó que hubiera tantas gitanas en Andalucía) hizo que hubiera que cerrar dos calles para alojar allí a las prisioneras. Después, esas pobres gitanas de Málaga fueron conducidas en barco a Tortosa (Tarragona) y desde allí caminando ¡¡200 kilómetros!! a Zaragoza, a la Real Casa de Misericordia.

Más de 600 mujeres  gitanas, con sus niñas y sus niños fueron encarceladas en la Real Casa de Misericordia de Zaragoza.

Los hombres gitanos andaluces fueron conducidos al Arsenal de la Carraca (Cádiz) y, nuevamente, como eran muchos, una parte fue conducida a La Coruña donde tenía su graciosa Majestad una fábrica de velas para sus barcos de guerra. Por desgracia, uno de los barcos que llevaba a los prisioneros gitanos naufragó y el mar se tragó a cientos de los nuestros.

El destino, como ya digo, era claro para los hombres: una muerte segura, condenados a trabajos forzados en los arsenales de Marina. Pero los gitanos se resistieron, se amotinaron, se fugaron…

El fin de las mujeres no era tan claro. Hasta para lo malo las mujeres siempre salimos perdiendo. Ni previsión de resistencia. Ni eso tuvieron en cuenta para nosotras.  Presumían el Marqués, el Obispo, el Rey y sus secuaces, que las mujeres se extinguirían sin más; que no darían problemas; que las niñas gitanas serían reconducidas como servidoras esclavas de las familias acomodadas. Creían estos señores que nuestras mujeres y nuestras niñas, serían sumisas.

FB_IMG_1501378708398

Conmemoración a las victimas de la Gran Redada 2017 Alicante

Muy al contrario, las mujeres gitanas encarceladas en la Real Casa de Misericordia de Zaragoza no fueron dóciles ni sumisas. Iban con sus hijas y sus hijos y se defendieron rabiosamente:  «El deseo de volver a su libertad las hace tan resueltas y aún despechadas que es raro el día que no cometen uno u otro atentado, lo que nos induce al prudente recelo de que se extienda su arrojo y temeridad de dar fuego a la casa para frustrar nuestra providencia».

Cientos de cartas llegaban al Marqués de la Ensenada de parecido tenor: las mujeres se rebelaban; inundaban los pozos; iban desnudas por la Casa; hiriendo violentamente el pudor de los curas y monjas; evitando las misas o los trabajos forzados.

Lo que nadie se atrevió a contarle al Marqués era el temor a otros males que sentía el vicario de la Casa: «algunas cosas que se notaba en las gitanas, de juegos entre ellas, indecentes y feos, y que, como entre éstas hay muchas chicas, podría trascender este escándalo y ocasionar estrago entre ellas» ¡Ay, los curas! ¡Qué cabrones! ¡Siempre más preocupados de la moral que de la ética! Les importaba una mierda que aquellas pobres estuvieran sufriendo las de Caín en cambio se preocupaban de que fueran a tener algún “desliz”.

Lo que estos payos de la época definen como “juegos indecentes” no era sino el amor, el profundo amor que se daban en esa situación desesperante, aberrante, donde la incertidumbre de sus destinos o el añoro de sus hijos, padres, maridos, hermanos, primos, les dolía como hierro candente. El amor entre ellas las reconfortaba, las hacía más fuertes y poderosas.

Integración, inclusión, da igual como lo llamen en los programas específicos del gobierno para el Pueblo Gitano.

No, nada de eso ha funcionado y lo vemos claro en la historia. Lo que se pretendió aquel nefasto miércoles 29 de Julio de 1749 fue nuestro exterminio porque ya habían fracasando en los siglos anteriores cuando se nos quiso integrar a la fuerza: prohibiendo nuestras vestimentas, nuestro modo de vida, nuestra lengua. Para que nos volviésemos católicas, creyentes y sumisas.

Volvemos a estar en ese Miércoles Eterno. Se vuelve a suponer y a pregonar públicamente que las gitanas somos sumisas de una cultura patriarcal y perniciosa y que nuestro modo de vida no encaja con el sistema occidental que domina nuestra sociedad.

Ustedes, gentes biempensantes, son el arma que el Poder utiliza para continuar oprimiéndonos. No se engañen: ser gitana hoy en día es una alternativa al capitalismo y al patriarcado también.

Es el amor lo que hoy en día seguimos reclamando. El amor a nuestra identidad, hacia una moral nuestra, hacia un sentimiento que gira en torno a nuestro pasado. Por la memoria de Lucia, de Juana o de Rosalía.

¡El cariño! Fue el cariño lo que motivó que Nicolás Franco, 33 años de edad, y su esposa Rosalía de Vargas, cuya edad ignoramos, gitanos, vecinos de Alicante se entregaran a las autoridades tres días después de que su hija Lucía junto con la abuela Juana y las tías maternas fueran capturadas en Orihuela. Cuando Nicolás y Rosalía supieron que su hija había sido capturada y permanecía presa en el Castillo de Santa Bárbara no lo dudaron, se entregaron y las autoridades les incautaron las dos mulitas pequeñas y viejas que tenían además de las 33 libras, 12 sueldos y 10 dineros que constituían todo su capital.

No lo dudaron, se entregaron junto con su bebé Francisco de Paula. Tenían que estar junto a Lucía y Juana y el resto de la familia. A Nicolás lo dejaron en el Castillo de Santa Bárbara a pesar de todo. Pero Rosalía pudo ir con Lucía y con Francisco de Paula y con su madre Juana, la viuda de Baltasar y con sus tías y sobrinas y otras más de trescientas gitanas con sus niñas y niños pequeños… Al Castillo de Denia donde aún no hemos conseguido que el Ayuntamiento instale ni siquiera una placa que las recuerde.

No sabemos cuál fue el destino final ni de Lucía ni de la abuela Juana ni de Rosalía ni del bebé Francisco de Paula ni de Nicolás. Sabemos que Nicolás y Rosalía se sacrificaron por amor a su hija y a su familia. Podían haber huido. Podían incluso haberse disfrazado de payos y hasta abandonar toda seña identitaria gitana para confundirse, disfrazados de noviembre para no infundir sospechas, entre los campesinos payos. Ese amor fue su resistencia. Ese amor debe seguir siendo nuestra resistencia.

Sports Camera

Dos gitanas mirando el horizonte desde el Castillo de Santa Barbara, Alicante

Nota: este artículo ha tomado como base documental el artículo La Real Casa de Misericordia de Zaragoza. Cárcel de gitanas del profesor Gómez Urdáñez y los libros Nunca más, homenaje a las víctimas del proyecto de exterminio de la minoría gitana iniciado con la redada de 1749  y Los gitanos y las gitanas de España a mediados del siglo XVIII. El fracaso de un proyecto de “exterminio” (1748-1765) del Dr. Martínez Martínez

Nota II: Este articulo fue publicado originalmente en Pikara Magazine, revista feminista, el pasado 28 de julio http://www.pikaramagazine.com/2017/07/el-amor-como-arma-de-resistencia/

Imagen

Antonio Solario “Lo Zingaro”, pintor por amor

Antonio Solario, llamado “Lo Zingaro”, es decir, “el Gitano” fue un pintor italiano de la época renacentista sobre el cual se plantean algunas polémicas.

Primera polémica: ¿Fue realmente gitano? Se sabe que su padre, Giovanni di Pietro, fue fragüero y que él aprendió el oficio y trabajó junto a su padre. Así mismo, se sabe que ejercían la herrería de manera itinerante, de pueblo en pueblo y de ciudad en ciudad. De ahí podría venirle el apodo. También se sabe que viajó por toda Italia para aprender el oficio de pintor y, según parte de la crítica, ese viaje podría ser la razón por la cual fue apodado “Lo Zingaro”.

¿Qué opino yo? ¡Que siñaba caló! Sí, sí, que era de verdad gitano. Y si no os lo creéis dicadle la muy, miradle su carica, jijiji

Chiostro_del_Platano._018_(23272466231)-2ver

Parece ser que el Tío Antonio Solario incluyó su autorretrato en uno de los frescos que componen la Vida de San Benito. También se cree que los dos hombres que están a su lado eran sus ayudantes

Segunda polémica: ¿Cuándo vivió? Unos autores lo sitúan entre el siglo XIV y el siglo XV mientras que otros afirman que vivió entre el XV y el XVI. Si damos por buena como fecha para su nacimiento la de 1382 (Dominici, 1752)  tendremos que asumir que o vivió más de ¡¡140 años!! o no pintó todo lo que se le atribuye. En cambio si damos por buena como fecha para su nacimiento la de 1465 ¡¡es imposible que conociera a los pintores y personajes históricos que se dice que conoció!!

¿Qué opino yo? Pues que o bien hubo al menos dos pintores con el mismo nombre o que hay una confusión en las fechas. Dado que su obra más reconocida –los frescos de la vida de San Benito- está datada entre 1495 y 1515, aceptaremos pues que nació en 1465.

Tampoco está claro dónde nació. En algunas de las obras que se le atribuyen firma como “Antonio Solario el veneciano”. También se ha dicho que era napolitano pero parece que nació en Civita, cerca de Chieti, en la Región de los Abruzzos (Italia). En esta región, desde hace siglos, viven muchos gitanos que se autodenominan Rom abruzzesi.

Como pintor, el Tío Antonio Solario inició un modo nuevo de pintar que se conoce como escuela Zingarescha, es decir, escuela gitana.

 

 

Este tríptico se encuentra en el Bristol Museum & Art Gallery (Reino Unido). En él vemos a Santa Úrsula (derecha), la Virgen con el Niño y San San José (centro) y Santa Catalina de Alejandría (izquierda)

De hecho, el Tío Antonio fue maestro de varios pintores muy reconocidos entre los que cabe citar a Angiolillo “Rocca di Rame” y a Nicolas Vito.

atri-museo-capitolare-Antonio-Solario

Madonna con Bambino in trono e santi, 1490-1500, Museo capitolare di Atri (Italia)

Su aportación principal es la composición de las perspectivas, con la incorporación de paisajes y figuras ornamentadas que dotan de vida al conjunto. Así mismo, se destaca el buen uso del color y la dulzura, la suavidad, de la luz.

 

 

Claustro del Plátano de la Iglesia de los Santos Severino y Sossio (Nápoles, Italia)

Se le atribuyen varias obras notables pero su obra más celebrada es la monumental colección de 20 escenas de la vida de San Benito pintadas al fresco en el Claustro del Plátano de la Iglesia de los Santos San Severino y San Sossio de Nápoles, actual sede del Archivio di Stato di Napoli. Por desgracia, este magnífico conjunto de pinturas sufre actualmente un gran deterioro fruto de la humedad.

800px-Antonio_Solario_-_Scene_from_the_Life_of_St_Benedict_-_WGA21612 (1)

Una de las escenas de la Vida de San Benito conocida como Miracolo del crivello en la cual San Benito repara milagrosamente el tamiz que se le había roto a Cirila

A pesar de su trascendencia para la historia del arte no es uno de esos pintores que todo el “mundo” conoce. Tampoco se le suele incluir en la historia de la cultura gitana.

 

Chiostro_del_Platano._018_(23272466231)

Escena de la Vida de San Benito en la cual vemos que recibe a San Mauro y San Plácido niños. En la izquierda vemos el autorretrato del Tío Antonio Solario y sus ayudantes

Para mí, la parte más interesante de la vida del Tío Antonio comienza cuando llega a Nápoles junto con su padre. Un famoso pintor de entonces, Colantonio del Fiore, le encarga que le forje algunos utensilios. El pintor queda no sólo satisfecho sino maravillado de las buenas hechuras que el Tío Antonio se diñaba con el hierro de manera que Colantonio le pide que vaya a su casa para encargarle más cosas y mientras está en la casa trabajando conoce a Angelica, la hija de Colantonio, de la cual se enamora.

Angélica también se enamora de él por lo que el Tío Antonio decide pedir su mano a lo que Colantonio se opone puesto que en aquella época el trabajo de herrero estaba estigmatizado y considerado como infame. En ese momento, el Tío Antonio recuerda que Colantonio le había dicho que dibujaba muy bien y que con un poco de entrenamiento podría incluso pintar y le lanzó la siguiente pregunta: ¿me concedería la mano de Angelica si yo fuera pintor? A lo que Colantonio le contestó que claro, pero no a un pintor cualquiera, sino a uno que fuera un maestro como lo era él mismo. Ante esto, el Tío Antonio le propuso que le concediera un plazo de diez años para formarse y que entonces volvería para desposar a Angelica si ella estaba de acuerdo en esperarle todo ese tiempo. Angelica accedió y el Tío Antonio consiguió que Colantonio se comprometiera ¡¡ante la Reina Giovanna II de Nápoles!! a concederle la mano de Angelica en caso de que antes de que se cumplieran diez años él regresara convertido en pintor de prestigio.

¡Ah! ¡El amor!

Decía el Beni de Cádiz que lo más grande que había hecho por amor había sido pintar un piso. Pues el Tío Antonio Solario se hizo pintor por amor ¡¡Qué grande!!

Antonio_solario_detto_zingaro,_madonna_col_bambino_tra_i_ss._pietro_e_francesco,_1514_ca._(ve)_01

La Virgen con el Niño entre San Pedro y San Francisco (oleo sobre tabla, 118 X 92 cm), Pinacoteca del Castello Sforzesco (Milán, Italia)

Para lograr que Colantonio le concediera la mano de Angelica el Tío Antonio viajó por toda Italia y aprendió a pintar con los mejores pintores de entonces. Tan bien se le daba la pintura que bastante antes de que se cumpliera el plazo de diez años ya se le reconocía especialmente por sus retratos de la cabeza de San Juan el Bautista. Así pues, cuando se habían cumplido poco más de nueve años de su promesa regresó a Nápoles y se presentó ante la Reina Giovanna con un retrato de la Virgen. La Reina valoró que era una gran obra de arte pero como no se fiaba le dijo que pintara un retrato de ella misma. Y así lo hizo. En ese momento, la Reina hizo llamar a Colantonio y le mostró ambas pinturas para que las valorase. Colantonio dijo que eran obras maestras así que la Reina llamó al Tío Antonio para que Colantonio descubriera quién era el autor de aquellas obras de arte y colorín colorado, comieron perdices, etc…

Como habréis visto, más parece una novela que una realidad. De hecho, las fechas en que reinó la Reina Giovanna II de Nápoles no casan con las fechas en que debió vivir el Tío Antonio pero… si non è vero, è ben trovato!! Es decir, si no es verdad al menos parece verosímil.

 

 

Parece ser que en esta escena de la vida de San Benito (por desgracia, muy mal conservada), conocida como “el santo ordena la abolición del templo de Apolo en Cassino”, el Tío Antonio incluyó a unas gitanas… ma, chi lo sa? ¿Quién chanela?

¿Por qué creo que realmente el Tío Antonio Solario era gitano?

1º) por la frase que dijo Colantonio cuando se vio obligado a consentir el matrimonio de su hija: “Doy mi hija a la virtud que no al nacimiento de este hombre”, es decir, así expresaba, a mi entender, que aunque Antonio era gitano de nacimiento por medio de la virtud había alcanzando un prestigio que le convertía en persona de honra suficiente como para desposar a su hija;

2º) porque la mayor parte de la crítica se ha empeñado en desmentir que fuera gitano, afirmando que el mote le vino por su modo de vida errante y no por serlo étnicamente.

Imagen

Música gitana de Gales

John-Roberts-Telynor-Cymru harpa

El Tío John Roberts conocido como Telynor Cymru, el harpista de Gales

El harpa es el instrumento fundamental de la música gitana tradicional del País de Gales (Wales en inglés y Cymru en galés, Reino Unido). Esta antigua nación celta conserva un tipo propio de arpa (sí, sí, con o sin hache está bien escrito, jijiji), el harpa celta. El harpa (me gusta más escribirlo con hache, jijiji) es uno de los instrumentos musicales más antiguos.

 

854c07ed92a0f0c7a05b064b0afb2840

Aunque los gitanos galeses han creado un estilo musical propio en torno al harpa no son los únicos gitanos que han tocado el harpa: recordemos que la familia de la poetisa gitana polaca Bronislawa Wajs “Papusza” eran también harpistas.

Este 2017 se cumplen 201 años ¡¡Qué nos gustan las efemérides barrocas!! Del nacimiento del Tío John Roberts apodado “Telynor Cymru” (harpista de Gales en galés). Ya tenía que tocar bien el Tío John para que en una tierra de harpistas se singularizara en él dicho título.

GTJ23082_2 harpa

El Tío John Roberts, el harpista de Gales, ya de mayor

Era el hijo mayor de John y Sarah. Su papa, John, siñaba un gachó que estuvo como soldado en la Batalla de Waterloo y cuando regresó, estando trabajando en el campo vio salir del bosque a Sarah y se enamoró perdidamente de ella.

Sarah siñaba romí y ni la familia del jambo John ni la de la gitana Sarah camelaban que se romandiñaran, o sea, ni la familia de Sarah ni la familia de John querían que se quisieran y se casaran. Pero se casaron ¡Oh! ¡Triunfó el amor! Pero para aceptar ese matrimonio, la familia de Sarah puso dos condiciones: 1ª) que pelease un combate de boxeo gitano (sin guantes) contra un primo de Sarah que también la camelaba; y 2ª) que trajera patatas, queso y un barril de cerveza para celebrarlo.

Sarah y John tuvieron 8 hijos el primero de los cuales, como ya hemos dicho, fue John el harpista.

GTJ12682_2 harpa

El Tío John Roberts con su harpa preparada para viajar

Cuando era niño, el Tío John el harpista viajó junto a sus padres y la familia Wood (famosa familia gitana galesa, de larga tradición musical): dormían en tinaos, en graneros o en tienda de campaña o telones; transportaban sus pertenencias en caballos, mulas y burros; y los ríos les servían para el aseo y para coger agua para beber o preparar la comida y también para pescar las ricas truchas galesas.

La Tía Sarah, junto a las demás mujeres, iba de puerta en puerta diciendo la buenaventura y los hombres se ofrecían a los campesinos para hacer un trato, arreglar una valla o un tejado o recoger una cosecha. Hombres y mujeres ofrecían sus músicas a los campesinos que aprovechaban para echarse unos bailes al son de los violines y las harpas.

¡Ah los buenos tiempos! Pero también pasaban boqui y gil, mucha hambre y frío. Así que el joven John, con solo 14 años se alistó como tambor en los Royal Welch Fusiliers (Los Fusileros Reales de Gales, un regimiento de infantería).

Tras 9 años de servicio, dejó el ejército para casarse con Ellinor Wood, gitana de güeña rama ¡Biznieta del gran Abram Wood! ¡Tú verás! Con quien tuvo ¡13 hijos!

BLog-Heini-Romani-2 harpa

El Tío John y sus hijos, los trovadores de Gales

Ganó premios, tocó para el Gran Duque de Rusia y para el Rey de Bélgica y con sus hijos creó The Cambrian Minstrels (Los Trovadores de Gales) donde sus hijos tocaban el harpa, el violín, el chelo, el contrabajo, el flageolet (un tipo de flauta) y el flautín piccolo, que fueron requeridos por la nobleza para amenizar sus mejores fiestas llegando incluso a tocar en 1889 para la Reina Victoria.

El Tío John, “Telynor Cymru”, el harpista de Gales, hablaba, escribía y leía en galés, en inglés y en ¡¡romanó!! de manera que, en sus últimos años, el Tío John mantuvo una rica correspondencia con el gitanólogo (gipsylorist) Francis Hindes Groome que era entonces el editor del Journal de la Gypsy Lore Society (la revista gitanológica más antigua editada por la más antigua asociación de payos encantados de investigar a los gitanos sin importarles un pimiento los propios gitanos y gitanas ¡Eah! ¡No hay nada nuevo bajo el sol!) y que publicó algunos extractos de dichas cartas tanto en Gypsy Folk Tales (por 11 eurunos puedes adquirir una pésima traducción que editó Miraguano hace años) como en In Gipsy Tents (no conozco ninguna versión española).

Los hijos e hijas del Tío John, el harpista de Gales “Telynor Cymru” continuaron esta tradición que llega hasta la actualidad con su bisnieta Eldra Jarman ¡Dios la tenga en su Gloria! Que escribió su autobiografía y la publicó en galés con el título “Sipsiwn Cymreig” posteriormente traducida al inglés como “The Welsh Gypsies: Children of Abram Wood”.

 

Imagen

Para chanelar más sobre el Samudaripen

“La repetida cifra de 500.000 muertos gitanos durante el Porrajmos se ha convertido en una convención”

Tío Ian Hancock, profesor emérito de la Universidad de Texas

Buergerrechtsbewegung_01 Dachau 1983

Activistas gitanos se manifiestan en el Campo de concentración de Dachau en 1983 pidiendo justicia y reparación. La protesta fue liderada por el Tío Romani Rose al que vemos a la derecha de la imagen llevando un cartel

Samudaripen y Porrajmos [pronunciados samudaripén y porraymós, respectivamente] son dos términos que se utilizan habitualmente para denominar el genocidio al que fue sometida la población gitana europea durante el régimen nazi (1933-1945).

Según la Unión Romaní Internacional, Samudaripen es la palabra adecuada para nombrar el genocidio nazi contra los Rroma. Cuenta Marcel Courthiade que la palabra Samudaripen surgió por primera vez en 1970 en Yugoslavia en relación con la investigación sobre los campos de exterminio de Jasenovac y Auschwitz, bajo las formas Samudaripe y Samundaripe. Posteriormente, se extendió por otros países y adoptó variantes dialectales locales como Samudariben, Samudaripen, Samudaripa y Sǎmudarimos. Según este conocido lingüista, se origina simplemente de sa “todos” y mudaripen (con sus respectivas variantes locales) “asesinato”. Si la escribimos con S mayúscula nos referimos al genocidio durante el periodo nazi pero si la escribimos en minúscula podemos referirnos a otros genocidios históricos antigitanos: la Gran Redada en España o la orden del Emperador Maximiliano I de disparar a todos los hombres gitanos o la de Friedrich-Wilhelm I de Prusia de atrapar y ahorcar a los hombres y mujeres gitanos.

Como bien dice el Tío Ian no podemos aceptar esa cifra como un hecho demostrado ya que la documentación no ha sido bien analizada ni existe una política de promoción de la investigación en torno al Samudaripen. Según el propio Profesor Hancock, la cifra de víctimas probablemente asciende al doble o al triple.

1943-sidonie-adlersburg3

Sidonie Adlesburg, murió enferma el 6 de agosto de 1943 en el campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau

Ese intento de minorar la cifra de víctimas responde claramente a los objetivos del antigitanismo y sirve para postergar, para marginar a los Rroma actuales, incluidas las víctimas, incluso de los actos oficiales de conmemoración del Holocausto. Así mismo, el lugar destinado a la memoria gitana dentro de los museos del Holocausto es mínimo.

Aún no hay un listado de víctimas gitanas. Sólo listas parciales y no en todos los campos de concentración o exterminio se conocen esas listas.

La negación del Samudaripen y su no reconocimiento, forma parte del antigitanismo, no lo dudes ni un segundo.

En este sentido, España aún no ha reconocido oficialmente que los gitanos fueran víctimas del genocidio llevado a cabo por los nazis. Sí que se conmemora el 27 de enero como Día Oficial de la Memoria del Holocausto y la Prevención de los Crímenes contra la Humanidad pero el acuerdo del Consejo de Ministros no menciona a las víctimas gitanas.

Desde hace algunos años, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad organiza en colaboración con el Consejo Estatal del Pueblo Gitano un Memorial del Samudaripen pero este acto no tiene un anclaje institucional de manera que depende exclusivamente de la voluntad política.

Por otro lado, el antisemitismo sí aparece explícitamente mencionado en el Código Penal tanto en su condición de agravante general como en las conductas tipificadas como delito de odio o delito de discriminación. Mientras que el antigitanismo ni se menciona.

Auschwitz fue el peor de los campos de exterminio pero hubo otros: Belzec, Chelmno, Jasenovac, Sobibor, Treblinka… Incluso hubo campos de concentración específicos para gitanos y gitanas como Hodonin y Lety.

El Zigeunerlager (campo gitano), un campo específico para familias gitanas situado en Birkenau, dentro del complejo de Auschwitz, fue creado por un decreto de Himmler en diciembre de 1942. Allí estuvieron cautivos cerca de 23.000 gitanas y gitanos. Unos 13.000 procedían de Alemania, Austria y otros países controlados por el Tercer Reich o que colaboraban con el mismo. Entre los meses de abril y julio de 1944, unos 3.500 gitanas y gitanos fueron transferidos a otros campos. Algunos de ellos y ellas sobrevivieron al suplicio de la persecución, pero el 85% de las y los que fueron transportados y transportadas originalmente a Auschwitz-Birkenau fueron finalmente exterminadas y exterminados, según nos cuenta el Tío Andzrej Mirga.

El 27 de enero de 1945 las tropas soviéticas liberaron el campo de exterminio de Auschwitz. Entre los 7000 supervivientes no hubo ninguna gitana ni ningún gitano: unos meses antes de la liberación, la noche del 2 de agosto de 1944, los 2.897 gitanos y gitanas de todas las edades que quedaban en el denominado “Zigeunerlager”, que para ese entonces ya habían sufrido todas las atrocidades posibles, fueron asesinados en las cámaras de gas.

Hubo un intento anterior de liquidar el campo de familias gitanas el 16 de mayo de 1944 y que recordamos como el Día de la Resistencia ya que una rebelión de las gitanas y los gitanos impidió que los malditos nazis llevaran a cabo su plan de exterminio aquel día.

Por tanto, el 2 de agosto recuerda la mayor matanza antigitana jamás cometida.

Desde 1994, las organizaciones gitanas, sobre todo de Polonia, conmemoran el 2 de agosto como el Día en Memoria del Samudaripen. Esta reivindicación ha sido finalmente asumida por el Parlamento Europeo que en abril de 2015 aprobó la Resolución declarando el 2 de Agosto como Día Europeo en Memoria de las Víctimas del Samudaripen

En nuestro blog hemos hablado de algunos supervivientes como Philomena Franz, Mateo Maximoff  y Ceija Stojka.

Y también hemos contado ya algunos episodios terribles como la historia de Eduard Friedrich, la del Convoy Z  o la de la Noche de los Cristales Rotos.

Estos son los libros en español que pueden ayudar a conocer más en profundidad el Samudaripen y que están aún disponibles en las librerías:

Samudaripen 1

Gitanos bajo la Cruz Gamada de Donald Kenrick y Grattan Puxon (ISBN: 8487347169), lo vende la Editorial Presencia Gitana al módico precio de 10,52 eurunos. Un documento fundamental.

Un gitano en Auschwitz de Otto Rosenberg. Amaranto Editores (ISBN: 9788493145750). 17,10 Euros. Se trata de la transcripción hecha en 1995 por un periodista de los recuerdos de infancia de Otto Rosenberg, un gitano que fue deportado a Auschwitz con toda su familia, cuando tenía 15 años.

El campeón prohibido de Dario Fo. Editorial Siruela (ISBN: 9788416964307). 17,05 euros. Relato novelado de la vida de Johann Trollman “Rukeli” el gitano campeón de boxeo que fue despojado de su título y finalmente asesinado en un campo de concentración.

Cine y Porrajmos es un blog donde puedes encontrar un puñado de referencias de películas sobre el Samudaripen.

Y estas son las películas que están accesibles Y los violines dejaron de sonar  y Liberté de Tony Gatlif, que lamentablemente no está en español.