Imagen

Panna Cinka, nuestra señora del violín

Panna Cinka o Czinka Panna (en húngaro) o Panna Cinková (en eslovaco) fue una famosa violinista gitana húngara nacida en la ciudad húngara de Sajógömör (actualmente Gemer, en Eslovaquia. Sí, sí, la convulsa historia de Europa ha hecho que las ciudades hayan ido pasando de país en país por los caprichos de las guerras) en 1711.

220px-Czinka_Panna_cigányprímásAdemás de tocar el violín fue una prolífica compositora a la que se adjudican más de 100 obras. Su música abarca tanto la música tradicional gitana como la música clásica.

Ignoramos qué día nació pero sí sabemos que nació en una familia de gitanos músicos. Su agüelico fue Mihàly Barna, uno de los violinistas gitanos más antiguos que se conocen, y su papa, Sándor Cinka, fue músico de la Corte de Francisco Rákóczi II (líder de la guerra de independencia húngara contra el dominio de los Habsburgo, Príncipe de los Estados Confederados por la Libertad del Reino de Hungría, Príncipe de Transilvania, Príncipe Imperial y que, actualmente, es considerado un héroe nacional en Hungría) en Rožňava.

Su papa y sus hermanicos son considerados los autores de la famosa Marcha Rákóczi también conocida como la Marcha Húngara que fue tenida por el himno no oficial del Estado húngaro (aquí podéis escucharla interpretada por la Orquesta Gitana de la Radio Húngara dirigida por el violinista gitano Sándor Lakatos). O sea, que la gente de la Tía Anna Maria siñaban unos monstros de la música.

Hegyi_Aranka-_mint_Czinka_Panna

La actriz Aranka Hegyi en el papel de Panna Czinka (1896) en una obra de teatro

Cuenta la leyenda que cuando tenía nueve años estaba tocando el violín para entretener a su familia y la vio Ján Lányi, el principal noble de la provincia, y desde entonces se convirtió en su mecenas y protector.

Estudió música en Rozsnyó (actualmente Rožňava) y, a los 14 años, se casó con Dànyi, un gitano Kalderaś que tocaba el contrabajo, de cuyo feliz matrimonio nacieron cuatro hijos y una hija. Se incorporó a la banda que Dànyi y sus cuñaos habían creado en 1725 y con la que habían ya actuado por toda Hungría y por Polonia y Rumania.

3871753--greguss-imre-18561910-cinka-panna--1-950x0p0

La Tía Anna Maria transformó esa banda de música: actuaba como directora y primer violín y diseñó unos uniformes que vestían en sus actuaciones y que recordaban a los uniformes militares. La banda de la Tía Panna es considerada como la inspiradora de las bandas de música gitana que triunfaron en Hungría y en Europa en el siglo XIX y parte del XX.

kd4179n

Diseño del vestuario para la ópera de Zoltan Kodaly inspirada en Panna Czinka

Con esa banda giraron por toda Europa. La nobleza ansiaba invitarlos a tocar en sus palacios y palacetes. Tocaron incluso para la Emperatriz María Teresa ¡Ojalá la hubieran maldecío pa que esta esgollá no hubiera hecho tanto daño a nuestra gente!

Además de tocar el violín (nada menos que un Amati –los violines Amati fueron tan apreciados como los Stradivari) tocaba la flauta y cantaba.

Sus hijos se fueron incorporando a la banda.

kb1948_1n

La ópera Balada de Cinka Panna del compositor Zontal Kodaly se estrenó en 1948 en Budapest

Su fama en vida fue mucha de tal manera que ha transcendido y su vida y su figura han inspirado poemas, novelas, obras de teatro, una ópera y una película y varios pintores checos y eslovacos la han retratado. Incluso ha sido denominada la Safo gitana.

Sajógömör34

Monumento en su memoria erigido en Gemer (Eslovaquia)

La Tía Panna Cinka faltó en su ciudad natal de Gemer y le dieron sepultura el 5 de febrero de 1772, vestida con su uniforme, luciendo un anillo de diamantes y con su violín Amati.

Sajógömör36Tiene calles dedicadas a su memoria en Györ, Monor, Miskolc y Budapest. Y en su ciudad natal, Gemer, se alza un monumento que la recuerda.

 

Anuncios
Imagen

Avdives si o Maśkarthemutno Pustikaqo Dives, hoy se celebra el Día Mundial del Libro

Avdives si o Maśkarthemutno Pustikaqo Dives. 3anen sosqe? Sostar adava dives, o 23to e Grastornajesqe ando berś 1616, mule trin lekhavne but shunde: o Garcilaso de la Vega, o Miguel de Cervantes aj o William Shakespeare.

Hoy se celebra el Día Mundial del Libro pero…

¿Qué se conmemora? El día 23 de abril fue elegido como «Día Internacional del Libro», pues supuestamente coincide con el fallecimiento de Miguel de Cervantes, William Shakespeare y el Inca Garcilaso de la Vega tal día como hoy del año 1616.

En estos fastos del Día del Libro todo el mundo y en las escuelas y en los telediarios se acuerda de Cervantes y de Shakespeare pero no del Inca Garcilaso. El hecho de que nadie se acuerde de él tiene que ver, según mi parecer, tanto con el racismo ya que era mestizo (hijo de un capitán español y una princesa inca) como con el eurocentrismo (nació en Perú) que hace que socialmente se crea que todo lo importante viene de Europa.

El Inca Garcilaso de la Vega, que yo sepa, no escribió nada de gitanos así que seamos bien pensantes y creamos que no era antigitano, jijiji.

Por tanto, hoy conmemoramos la muerte (desde el punto de vista gitano, esta sería la parte positiva de la fiesta, jijiji) de dos escritores payos claramente antigitanos:

1) Shakespeare habló de las mujeres gitanas (tu mama, mi mama, tu agüelica y la mía, tus hermanas y las mías, nuestras mujeres y tú misma) como “lujuriosas”, de hecho califica a Cleopatra (Antonio y Cleopatra, 1607) como dueña de una “lujuria gitana” y en Caliban (personaje de La Tempestad, 1611) concentra todos los clichés, todos los tópicos, antigitanos incluidos la propagación de la peste, el salvajismo, el desaliño conductual, etc… Por si no lo sabéis “Caliban” deriva del romanó kalipen/kaliben, negritud. Probablemente, Shakespeare conocía a personas gitanas (se dedicó al teatro y en ese mundo de la farándula siempre ha habido presencia gitana) y por eso pudo crear ese personaje con ese nombre;

13094335_1308621989164269_1425906620925370346_n

El monstruo Caliban, personaje de La tempestad de William Shakespeare

2) de Cervantes ya conocemos el famoso pasaje con el que arranca La Gitanilla (1613): «Parece que los gitanos y gitanas solamente nacieron en el mundo para ser ladrones: nacen de padres ladrones, críanse con ladrones, estudian para ladrones y, finalmente, salen con ser ladrones corrientes y molientes a todo ruedo; y la gana del hurtar y el hurtar son en ellos como accidentes inseparables, que no se quitan sino con la muerte».

13062400_1308621835830951_7905420060770915543_n

Cartel de la película “La Gitanilla” (1943)

Y no es éste el único lugar en el que habla mal de nosotras y nosotros.

Lo que se sabe menos es por qué el payo Miguel de Cervantes odia a los gitanos: una tía suya estuvo amancebada con el Arcediano de Talavera, Don Martín de Mendoza apodado “el gitano” pues era hijo de una amazona gitana llamada María Cabrera, y fruto de ese amancebamiento nació Martina, prima de Don Miguel que le negó amores. Amada López de Meneses rescató esta historia en el número 14 la Revista Estudis Romànics (pp 247-250) de 1969.

Como véis, el payo Miguel de Cervantes también conocía a personas gitanas.

He querido destacar el hecho de que tanto el gachó Miguel de Cervantes como el jambo William Shakespeare conocían a personas gitanas porque a veces nos creemos un viejo tópico: el antigitanismo es fruto del desconocimiento. No, queridas y queridos amiguitos y amiguitas, no, el antigitanismo es fruto de la mala leche, de la hijaputez, de la mirada turbia que diría el Tío José Heredia que en Gloria esté. Por cierto, la foto que encabeza este artículo corresponde a sus Obras Completas: no podemos hablar de literatura gitana sin tenerlo como faro que ilumine y guíe nuestro camino.

Y quiero aprovechar esta señalada fecha para hablaros de dos escritores gitanos españoles cuyos libros podréis encontrar fácilmente en las librerías (al menos en la Casa del Libro y en Amazon –ninguna de ambas financia este blog, jijiji-): Jesús Soto de Paula y Núria León de Santiago.

Hay otro puñaíco de autores y autoras gitanos y gitanas en las librerías pero yo hoy quiero fijarme en estos dos.

“Cada libro es un castigo, se abren heridas nuevas porque vas aprendiendo y enmendando errores, pero caer y levantarte con humildad forman parte de la vida misma”

Jesús Soto de Paula

jesussotodepaula

Jesús Soto de Paula, arcángel moreno

Jesús Soto de Paula, hijo del torero Rafael de Paula, nació en Jerez en 1974.

En el año 2005 publicó su primer libro titulado “De Negro y Azabache: Rafael de Paula“.

Después inició una colaboración en el diario La Voz de Jerez, donde escribía semanalmente la columna titulada “Miradas al Alma“. En 2007, recopiló sus mejores columnas en un segundo libro titulado Donde rezan los mitos. En noviembre de 2011 publicó su tercer libro Entre Clamores y Espantás: El Soplo del Toreo.

Y el último lo tiene recién sacadito del horno: Torerías y diabluras.

Joaquín Albaicín, gitano de verde luna, ensayista, novelista y crítico taurino, flamenco y literario, hablaba así de De negro y azabache, el debut literario de Jesús soto de Paula: “aparte de sus intrínsecos valores literarios, la obra de Jesús Soto de Paula viene encuadernada con lomos de manifiesto, por cuanto en ella palpitan los fragores de una gallarda batalla contra el olvido –o, si lo prefieren, los de una feroz reivindicación de la memoria. Jesús Soto, en efecto, se resiste con encono a la desaparición de un mundo: ese desplegado sobre los territorios comunes al flamenco y al toro, reserva piel roja en la que, en virtud de los ataques de que es víctima el segundo, no podemos a veces dejar de percibir, muy a nuestro pesar, síntomas crepusculares que nos duelen en el alma.”

Obras disponibles en las librerías:

51KDDCtvqBL._SX350_BO1,204,203,200_

De negro y azabache: Rafael de Paula

(2005) De negro y azabache: Rafael de Paula. Editorial AE. ISBN 978-8493461409. Debut literario que el propio autor define como “echar el corazón por la boca”. Lo que llama la atención es la narrativa sencilla y su naturaleza gitanísima, la cual imprime a sus escritos un soplo diferente y fresco.

(2008) Donde rezan los mitos. Editorial AE. ISBN 978-8493589578. Se trata de una selección de textos sobre arte en la que se repasan y evocan figuras míticas como Paco de Lucía, Camarón de la Isla, Curro Romero, La Paquera de Jerez, Lola Flores, etc El autor lo define como un perderse y encontrarse en los terrenos del amor, la muerte, la filosofía y los ecos del cante.

51kQgYVfFHL._SX279_BO1,204,203,200_

Entre Clamores y espantás. El secreto del toreo

(2011) entre clamores y espantás. Editorial AE. ISBN 978-8493837785. Es una profunda reflexión sobre el dolor y la belleza hecha toreo. “Es como arrancarse una costilla”, define Jesús “algo muy íntimo, una verónica al viento”.  Cada página de este libro encierra un recuerdo y un sentimiento sublime. El concepto clásico del arte cobra un nuevo prisma de condena divina para el creador que conversa turbulentamente con sus demonios sobre su ángel. Una obra señera de la literatura taurina.

 (2016) Torerías y diabluras.  Libros Canto y Cuento. ISBN 978-8494489839. Ofrece una visión de la historia del toreo -de Lagartijo y Frascuelo hasta José Tomás- escrita desde las entrañas mismas de la Fiesta. La Afición se sorprenderá con anécdotas desconocidas y con una versión muy íntima de personajes esenciales para la tauromaquia. cuenta además con un prologo del diestro Curro Romero y con una selección de fotografías, muchas de ellas inéditas.

51vVCUNz+XL._SX348_BO1,204,203,200_

Torerías y diabluras, el útlimo libro publicado por Jesús Sotos de Paula

dc62a6ad6429536e1da329f5dc850be3

Núria León de Santiago, arcángel morena

“Desde el principio fui consciente del interés que podría suscitar El ángel de Mahler a causa de su contenido, que saca a la luz una versión tan comprometedora y desconocida sobre la vida del gran compositor”

Núria León de Santiago

El ángel de Mahler”, es, de momento, la primera y única novela de Núria L de Santiago que narra de una manera, tan sencilla como ágil, pero sublime (con una escritura y una creatividad, una narrativa que es más bien propia de personas expertas, no de novelistas noveles como es el caso de Núria L de Santiago) la vida y los días de Gustav Mahler. Su escritura, sus descripciones de situaciones, sus dibujos de los personajes están muy bien llevados…parece que los veas y que los palpes….Parece que, de alguna manera, Núria L. de Santiago, beba de aquellos narradores que tanto enganchan, como Thomas Mann o Stephan Zweig. Núria nos desborda, casi de repente, despertándonos con una trama bien llevada y nos sumerge en  cómo era, cómo sentía el músico Mahler más allá del artista, más allá del músico….nos acerca al Mahler humano. Lo hace mediante la voz narrativa llevada  de Elisabeth Mahler, quien nos presenta a un Mahler callado y como brusco como es a veces el músico en sus obras , pero también al más plácido, como el que se ponía ante el pentagrama para componer un adagio.

image001

El ángel de Mahler, la novela de Núria León de Santiago

 

(2104) El ángel de Mahler. Edicions Bellaterra ISBN: 978-8472906563. “Una historia me apasiona cuando la siento vibrar en mi interior. Los personajes, reales o no, deben introducírseme por los poros, inundarme el pecho, oprimirme la garganta, erizarme la piel. Es entonces cuando los veo pasear a mi alrededor, y exigirme que los plasme en una página en blanco. Por eso, pese a la enorme dificultad que ha entrañado novelar las memorias de Elisabeth Mahler, disfruté inmensamente con ello”, ha afirmado la Prima Núria.

Antonio Sitges-Serra, catedrático de cirugía de la Universidad Autónoma de Barcelona y columnista de El periódico ha dejado escrito lo siguiente respecto de esta magnífica novela: “lo que Núria León de Santiago nos propone en su esmerada y delicada prosa es una minuciosa exploración psicológica de los protagonistas de los dramas que impactaron en la vida de Gustav Mahler y los seres que le rodearon. Obviamente, esta novela solo podía estar escrita por una amante virtual del compositor y de su música, por alguien que conoce a la perfección y ama incondicionalmente su obra y que da por sabidos los principales hitos de su biografía. Esa pasión de escritora-amante impregna cada página de esta original novela”

Hala, ya tardáis en correr a vuestra librería a encargar estos libros u otros escritos por gitanas y gitanos. Si no venden dejaran de escribir y luego no paramos de quejarnos de que no se qué y no sé cuánto

Una primera  versión de este artículo se publicó el 23 de abril de 2016 en el blog El Desván del Museo que gestiona el Primo Pedro Casermeiro para la web del Museu Virtual del Poble Gitano

De nuestra serie “Vidas gitanas que debemos contarnos pa gozar” hoy hablamos del escultor gitano malagueño Juan Vargas Cortés (24/6/1900-21/11/1980).

El Tío Juan Vargas, qué en Gloria esté, nació en el número 2 de la Calle La Puente en el malagueño barrio de El Perchel, una tradicional gitanería. Fue a la escuela. Se casó en 1916 con la gitana ecijana Amalia Jiménez Santiago. Era aficionado a tallar con su navajita pequeñas esculturas en madera de olivo y conoció a un escultor que al ver la maestría de sus tallas le animó a formarse y así lo hizo en la Escuela de Artes y Oficios Artísticos de Málaga. Así, en 1928, obtuvo una pensión del Ayuntamiento de Málaga de 5 pesetas diarias para que continuara su formación como escultor en Madrid. Vivió en Casablanca y en París y fue haciéndose un nombre en el mundo de la escultura cuyas obras eran muy valoradas de manera que le encargaban todo tipo de retratos. Terminó su carrera profesional como profesor en la Escuela de Artes y Oficios Artísticos de Málaga, la misma en la cual él había sido alumno.
Era muy guapo como podéis ver en la primera foto. Las dos siguientes fotos lo vemos trabajando en su taller.
Sus obras más conocidas son el Cristo de los Gitanos de Málaga (Nuestro Padre Jesús de la Columna), que podéis ver en la cuarta foto, y esta maternidad (última foto) que forma parte del Museo del Patrimonio Municipal de Málaga.
Tanto una como otra de estas obras me gustan mucho y probablemente la razón de que me gusten quede explicada en estas palabras de la hija del escultor, Pepa Vargas, que recogió el Diario Sur de Málaga: «Los pies y las manos [de Cristo] los copió mi padre de mi primo hermano Juan Jiménez, que era sobrino político suyo; la color y el cuerpo fueron del ‘Lele’, su primo hermano; y los ojos y la cara, de mi hermano Antonio, que murió al volver de la mili cuando tenía 22 años (…) Mi padre, cuando hizo la ‘Maternidad’, esa escultura que es una maravilla hecha en caoba, sacó la cara de mi madre, y a mí me puso entre sus brazos cuando era bebé».
Gozad, hermanos y hermanas!