Imagen

Carmen Bastián

384231_324007424292402_1894001424_n

Carmen Bastián era una atractiva gitana  de 15 años a la que Fortuny conoció en el Barranco de la Zorra de Granada, quedando encantado con su belleza, acudiendo a diario al estudio del pintor donde posó para numerosos cuadros como Bohemia bailando en un jardín o este erótico retrato que contemplamos. Se rumoreó que Carmen fue la amante de Fortuny, algo que no ha podido constatarse, dudándose de esa hipótesis al establecer una buena relación con Cecilia, la esposa del pintor. Al abandonar los Fortuny la ciudad de Granada, Carmen se trasladó a Madrid donde se ganó la vida como modelo profesional gracias a un acuarelista inglés. Uno de sus hermanos se trasladó a la capital de España para llevarla a la ciudad andaluza, propinándole una soberbia paliza. El inglés la abandonó y Carmen se suicidó. En esta tabla la modelo aparece tumbada en un sofá de madera, levantando sus vestidos para dejarnos ver su sexo, cargando de erotismo este retrato personal donde el maestro exhibe un acertado dibujo y una pincelada minuciosa a pesar de su rapidez, captando algunos detalles del vestido y especialmente el gesto alegre de la modelo. La luz baña toda la escena resaltando las claras tonalidades de la piel de Carmen y la puerta. Resulta sorprendente el contraste de la delicadeza del dibujo con algunas partes de la superficie que quedan sin cubrir, algo característico en la pintura del genio catalán

Anuncios