Imagen

Actos de Semana Santa III Jan Cibula

529058_419993214693822_1915588380_n

¡Arrodillarse, gitanos y gitanas al paso de Nuestro Padre Jan Cibula Amarrado a la Columna!

vintage-photo-of-portrait-of-jan-cibula-victor-lusinchi

No, no. Mejor aún ¡Levantaos, gitanos y gitanas al paso de Nuestro Padre Jan Cibula Amarrado a la Columna!

106671_1200x

O, quizás sería mucho mejor ¡Uníos, gitanos y gitanas al paso de Nuestro Padre Doctor Jan Cibula Amarrado a la Columna! Y ayudádle, ayudémonos, a llevar el peso de esta cruz, de esta columna a la que él se agarró primero y se amarró después.

dr_med_jan_cibula_03_res

Ejem, ejem, disculpad el tono exhortativo pero es lo que toca en viernes santo tan reivindicativo como el que hoy nos toca. La procesión de hoy no nos sirve para expiar nuestra pena pero sí para corregir parte de nuestra ignorancia

¡Al cielo con él!

 

107719_1000x

Ginebra, 1978 leyendo ante la prensa los acuerdos alcanzados en el Segundo Congreso Mundial Gitano

Nuestro Padre Jan Cibula nació el 7 de enero de 1932, en Klenovec (hoy en Eslovaquia pero entonces en Checoslovaquia), en una humilde familia de ungrika rroma, gitanos de origen húngaro, cuyo padre era músico. Fueron cinco hermanos y cuatro de ellos se hicieron universitarios. Nuestro Padre Doctor Jan Cibula fue el primer gitano de Checoslovaquia que se licenció en medicina. Lo hizo en la Universidad Comenius de Bratislava en 1957. Tocaba muy bien el violín y esa habría sido su profesión si no hubiera elegido la de médico.
Nuestro Padre Doctor Jan Cibula empezó a agarrarse a la columna en 1968 y contribuyó al establecimiento de la primera asociación gitana de Eslovaquia. Con los primeros signos de apertura del régimen comunista, la llamada primavera de Praga, Nuestro Padre Jan Doctor Cibula Agarrado a la Columna, se exilió, primero a Alemania. Posteriormente fijaría su residencia en Berna (Suiza).
Y ahí ya se embarcó en la creación de la Unión Romaní Internacional.
Pero primero asistió al Congreso de Londres (1971). Allí, junto con Nuestro Padre Žarko Jovanović “Jagdino” de la Santa Inspiración compuso la letra del que terminaría siendo nuestro himno, el himno internacional de los gitanos y las gitanas de todo el mundo. Hicieron una primera versión. Y en el Segundo Congreso Mundial Gitano (Ginebra, 1978) terminó de mejorarla.
En el Primer Congreso Mundial Gitano se eligió como presidente a Nuestro Padre Slobodan Berberski de la Santa Humanidad Bondadosa y a Nuestro Padre Doctor Jan Cibula ya Amarrado para siempre a la Columna como vicepresidente. Ambos tomaron sobre sí la tarea de poner en marcha una organización que uniera a todos los gitanos y las gitanas del mundo y que obtuviera un estatus de representación ante Naciones Unidas. Esta organización fue, finalmente, establecida en 1977. Había nacido la Unión Romaní Internacional.
Todo ese activismo internacional en favor de nuestra gente fue muy perjudicial para su propia familia aún residente en la Checoslovaquia comunista. Una de sus hermanas menores, Zelmira, no pudo completar sus estudios universitarios porque se lo prohibieron las autoridades. Él mismo sufrió la pena de no poder regresar a su país ya que las autoridades le negarían el permiso para volver a salir.
Nuestro Padre Doctor Jan Cibula Amarrado a la Columna pagó de su bolsillo gran parte del dinero necesario para la organización del Segundo Congreso Mundial Gitano (abril 1978, Ginebra): 120 delegados procedentes de 26 países!!!
En 1979 consiguió que la Unión Romaní Internacional fuera aceptada por el ECOSOC (Consejo Económico y Social de Naciones Unidas) como la organización no gubernamental representante de los gitanos. Hasta 1993, no se consiguió el acceso al grado II que permite hacer uso de la palabra en las reuniones de Naciones Unidas.
Evidentemente, el viaje a Nueva York de la comisión que negoció con Naciones Unidas fue en parte sufragado con los dineros de Nuestro Padre Doctor Jan Cibula Amarrado a la Columna.
Sus esfuerzos en la promoción de la unidad entre los Rroma no acaban ahí. Participó activamente en la organización de los siguientes congresos mundiales, viajó por toda Europa, lideró la reivindicación de las merecidas compensaciones de guerra para los gitanos que habían sufrido el cautiverio en los campos de concentración, peleó contra las políticas racistas antigitanas de Suiza…
Fue propuesto por Canadá, en 2001, para el premio Nobel de la Paz. No se le concedió pues su candidatura no obtuvo más apoyos.
Sí obtuvo, en 1985 el premio cultura del Cantón de Berna, un premio que también fue concedido a Albert Einstein.
Desgraciadamente no lo conocí en persona. Sí tuve la suerte de hablar con él por teléfono en noviembre de 1997. Quise invitarlo a que participara en el Primer Congreso Mundial de la Juventud Gitana y me dijo, con toda la dulzura y amabilidad del mundo, que él ya estaba mayor para eso y que estaba malito y no podía viajar tanto como él deseaba.
Lo último que supe de él data de 2010: estaba ingresado en un hospital tras haber sufrido una apoplejía bajo los cuidados de su hermana Zelmira, postrado en una silla de ruedas, ya no atendía ni al teléfono. Los ahorros de sus 35 años de ejercicio de la medicina se le estaban agotando en el pago del costoso tratamiento médico que recibía.

Finalmente, el 18 de agosto de 2013 faltó a causa de esa penosa enfermedad.
Así es de ingrata la vida con quien ha sido uno de los gitanos más importantes de nuestra historia. Desde luego es quien más ha contribuido a que hoy tengamos algún tipo de unión.
Esto es un extracto de sus declaraciones en la rueda de prensa que dio en la inauguración del Segundo Congreso Mundial Gitano y que todos y todas nosotros y nosotras, miembros de la Santa Cofradía del Romipen, deberíamos entonar como un salmo, como una oración de cada día:
<<Por primera vez en la historia nosotros, los delegados elegidos en el 2º Congreso Gitano, nos presentamos a nosotros mismos en este alto fórum y hablamos sobre una nación que ha estado siempre al margen de la sociedad.
Nosotros Rroma hemos decidido formar una organización representativa, que sea un ejemplo para los Rroma del Mundo.
Reclamamos más reconocimiento y respeto por parte de los Estados en los cuales residimos.
Nosotros gitanos que nos llamamos a nosotros mismos Roma queremos conseguir que todas las diferentes tribus gitanas del mundo estén unidas.
Queremos que las denominaciones discriminatorias tales como “gitano”, “vagabundo”, etc. sean erradicadas de la faz de la tierra (…)
Los Rroma hemos sido perseguidos y exterminados durante siglos. En la Segunda Guerra Mundial muchos gitanos fueron asesinados. Exigimos una compensación.»
En Su Honor y Homenaje vaya la primera saeta, que se la canto yo, con la voz abortada en la garganta y magnolias de azufre en las orejas:
Gelem, Gelem
Gelem, gelem lungone dromençar
maladilem baxtale Rromençar.
Aj! Rrom!alen kotar tumen aven
e ćaxrençar bokhale ćhavençar?

Aj! Rrom!alen!, aj! Ćhav!alen!
Aj! Rrom!alen!, aj! Ćhav!alen!

Sàsa vi man bari famìlja
mudardǎs la i Kali Lègia.
Saren ćhindǎs vi Rromen vi Rromněn
maśkar lenθe vi tikne ćhavorren.

Aj! Rrom!alen!, aj! Ćhav!alen!
Aj! Rrom!alen!, aj! Ćhav!alen!

Putar Devl!a tě kale udara
te śaj dikhav kaj si mě manuśa.
Palem ka Зav lungone dromençar
ta ka phirav baxtale Rromençar.

Aj! Rrom!alen!, aj! Ćhav!alen!
Aj! Rrom!alen!, aj! Ćhav!alen!

Opre Rroma! Isi vaxt akana!
Ajde mançar sa lumǎqe Rroma!
O kalo muj ta e kale jakha
kamàva len sar e kale drakha.

Aj! Rrom!alen!, aj! Ćhav!alen!
Aj! Rrom!alen!, aj! Ćhav!alen!

Versión castellana traducida libremente por el Cofrade Nicolás Jiménez

Corrí, corrí por todos los caminos.
Viví con gitanicos de gloria y alegría.
¿De dónde venís, oh primitos míos,
con vuestras caravanas y estos niños siempre hambrientos?

¡Ay! ¡Gitanos! ¡Ay! ¡Primicos míos!

También, un día, tuve yo una nación, una gran familia.
Por la demoníaca Negra Legión fue exterminada.
En sus campos de concentración fueron tronchados los gitanos y las gitanas
con sus chavorrillos en las caderas.
¡Ay! ¡Gitanos! ¡Hermanos míos de mi alma!

¡Abre, Dios, tus negras puertas
que vea yo de nuevo a mi gente
correr por los caminos
en la gloria hermana de la juerga!

¡Ay Gitanos! ¡Oh Calós de mi vida!

¡Arriba, hermanos! ¡Ahora es el momento!
¡Vayamos juntos por esta tierra!
¡Disfrutemos de las caras morenas y los ojos negros
que su belleza es tan dulce como las uvas negras!

¡Olé, Gitanos! ¡Olé, mi gran familia!

Anuncios