Imagen

Dos cuentos gitanos

El pasado día 5 de noviembre se celebró el Día Internacional de la Lengua Gitana y con tal motivo, durante este mes de noviembre vamos a ir publicando textos literarios en romanó como homenaje a nuestra querida lengua. Empezaremos con un par de cuentos tradicionales gitanos en los cuales la sagacidad gitana triunfa. Fueron recopilados por Marcel Courthiade quien los utilizaba como materiales de apoyo en sus clases de romanó. Sí, tuve la fortuna de aprender con él. Están escritos utilizando el alfabeto oficial aprobado en el IV Congreso Mundial Gitano (Varsovia, 1990) y la traducción es mía, libre y literaria que no literal, y he intentado que suene al español que hablamos los calós del centro peninsular.

00ddbe10-e7bb-4e40-bbc9-c5760efb86ee

Gitana con un niño (Joan Cardona i Lladós, Hacia 1929. Óleo sobre lienzo, 99 x 81 cm. Museo Nacional de Arte de Cataluña)

Xav marro, xal manθar, telal manθe xan ta opral manθe xan

Sas jekh rromni thaj laqo rrom sas ando phanlipen. Voj aćhili kòrkori pe tiknençar. Sar ka parvarel len? But pharo ondilo laqe birromesqo. Jekh dives maśkar e divesa, voj ustili, lila pe ćhavorres tiknes ta geli ki kris e dizǎqi te pućhel:

— Dikhen man cìra, rajalen barealen! Aćhilem kòrkori deśe ćhavençar ta bimaresqo. Keren manqe laćhipen, mukhen me rromes!

O baro e krisǎqo phendǎ laqe:

— Śun rromiene, te arakhes jekh pućhipen manqe sar te nasti dav tut lav mukhav te rromes.

Na 3andǎ i rromni so te pućhel, voj geli tar rovindor. Kaj ka arakhel asavo pućhipen? But 3anglo si o baro e krisǎqo! Vov ka arakhel o lav e pućhipnasqo!

Ko drom, i rromni nakhel jekh phurt ta beśel pesqe tele, khindi ta bokhali. O ćhavorro mangel ćući. Beśel pesqe i rromni, del ćući e ćhavorres ta xal pesqo marro. E pursuka, save peren ko pani, xan len e maćhe. Aven trujal laθe vi e ćirikla bokhale. I rromni, laćheilesqiri, del vi len cìrra marro. Vi xal, vi del ta o pućhipen arakhel.

3al palem i rromni ki kris ta pućhel e bares:

—Rajeana barea, so isi akava? Me xav marro, manθar xal, telal manθe xan ta upral manθe xan. So isi?

Na 3anel o baro raj e krisǎqo. I rromni del les o garavdo lav:

— Me som, rajeana: xav marro ki phurt ta dav ćući e ćhavorres: ov xal manθar. E maćhe xan telal manθe e pursuka so peren ta e ćirikla xan e pursuka so dav len. Ale o lav e pućhimasqo!

Dikhlǎs o baro raj e krisǎqo so i rromni si but godǎver ta na xoxavel. Lel e klidǎ ta putrel e rromesqe.

 

H0046-L03271269

Gitana con niño (Hermen Anglada i Camarasa, 1925, óleo sobre lienzo, 70 x 55 cm)

Como, comen de mí, debajo de mí comen y encima de mí comen

Érase una vez una calí cuyo ron estiñaba estardó. Vivía solica con sus chavorrillos. ¿Cómo darles de jayar? Esa era su única preocupación. Le resultaba muy difícil sin la ayuda de su maridico. Un día entre los días, se levantó, cogió al niño más pequeño y fue al juzgado a pedir que liberasen a su marío.

— ¡Mírenme un momento, grandes señores! Estoy solica en el mundo, con diez hijicos que mantener ¡Hagan el favor de soltar a mi marío!

El juez decano la escuchó y le dijo:

— Escucha gitanilla, si encuentras una adivinanza cuya respuesta yo ignore, liberaré a tu marido.

La gitanica no supo qué preguntarle y se marchó llorando ¿Dónde encontraré una adivinanza que el juez no sepa? ¡El juez decano es muy sabio! ¡Sabrá todas las respuestas! Estos eran sus pensamientos.

Por el camino de vuelta a casa, la gitanica pasó por un puente y se sentó allí ya que estaba cansaíca y hambrienta. También el bebé quería ya mamar. Se sentó, le dio de mamar al niño y mientras le daba de mamar, se comió un cachico de pan que llevaba. Las miguicas que caían al río se las comían los peces. Y a su alrededor se arremolinaban los pajaricos hambrientos. La gitanica, de buen corazón, les daba cachicos de pan también a ellos. Comía, daba de comer y la adivinanza así encontró.

Volvió al juzgado y le preguntó al juez decano:

— Gran señor ¿Qué significa esto? Como, comen de mí, debajo de mí comen y encima de mí comen ¿Qué es?

No supo contestar el juez decano. Y la gitanica le dijo la respuesta de aquel acertijo:

— Soy yo, señor: como en el puente mientras doy de mamar a mi bebé, él come de mí. Los peces comen debajo de mí las miguicas que caen al agua y los pájaros comen los trocicos de pan que les doy ¡Esta es la respuesta a la pregunta que le hice!

Comprendió entonces el juez decano que la gitanica era muy inteligente y que no mentía. Cogió las llaves y liberó al gitanico.

36982-original

O Rrom, o Phuro ta e duj pirǎ

Sas jekh Rrom deśe ćhavorrençar. Jekh dives maśkar e divesa, lesqi rromni phendǎ lesqe: Barǒn amare tikne, na resel vèke i piri tikni, trobal amenqe jekh bari. 3a kin jekh piri bareder.

Te 3al te kinel, śukar, numaj nane len love! Sar ka keren?

A sas vi jekh gavutno phuro, sas les jekh piri bari a ov kòrkoro beśel sas. Sar ka paruvel o Rrom e duj pirǎ?

Jekh dives 3al ko Phuro ta phenel lesqe: Śun Phureana, śaj te mukhes manqe 3i taśiàra ti bari piri, so aven manqe manuśa? Irinav la tuqe taśiàra javinaθe.

O Phuro, sosqe ma te del? Ka irinel o Rrom. Ov del i piri. O aver dives, anel o Rrom vi i tikni piri thaj phenel e Phuresqe: Dikh, Phurea, na mothodǎn manqe so ti piri sas khamni. Àke biandǎ ćhaves. Anav tuqe vi e daj vi e ćhaves…

O Phuro porǎvel pe jakha, ma na vakerel khanć. Sosqe ma te lel e duj pirǎ, bi lovenqo? Ta xoxavel e Rromes: Ćaćes –phenel-, bisterdǒm te phenav tuqe so si khamni. Sas la baro per. Śukar so biandǎ saste ćhaves…

Palo kurko, o Rrom 3al palem ko Phuro thaj rodèla lesθar palem i bari piri so aven lesqe manuśa. O Phuro del i bari piri so godisarel so palem ka bianel i piri… Àma, o aver dives, avel o Rrom ćuće vastençar ta phenel e Phuresqe: Oh Phureana, na mothodǎn so sas nasvali ti piri: irat muli!

O Phuro lel te kuśel: Sar? Muli mi piri? Xoxaves, nasti i piri te merel, nane manuś, na paćav tut, xoxaves man…

Àma, bre Phureana -irinel lesqe o Rrom-, paćàndilan so biandǎ sar na paćas akana so muli?

O Phuro la3àndilo ta na 3andǎ so te vakerel.

Gaja, o Rrom paruvdǎ e duj pirǎ bi pućhlo e Phures…

descarga

Gitano arreglando cacharros. 1892. Hungría. Foto de László Schabinszky

El gitano, el viejo y las dos ollas

Érase una vez un gitanico que terelaba diez chavorrós. Un día entre los días, su mujercica le penó: los niños se han hecho grandes y la pirí se nos ha quedado chinorreta. Necesitamos una olla grande. Ve a quinar una olla más barí.

Iría a comprarla pero ¡no tenía jalleres! ¿Qué hará entonces?

Al laíco había un vecino pureta que tenía una olla grande y vivía solo ¿Cómo cambiará el caló ambas ollas?

Un día fue a donde el viejo y le dijo: Escucha, viejito ¿podrías prestarme hasta mañana tu olla? Es que viene mi familia, sabes. Te la devolveré mañana por la mañana.

El viejo pensó ¿Por qué no prestarle la olla? Si me la devolverá mañana. Y le prestó la olla. Al día siguiente volvió el caló con la olla grande y la olla pequeña y le puchó al viejo: Mira, viejo, no me contaste que tu olla estaba embarazada. Ha parido. Aquí te traigo a la madre y a la hijita…

El viejo abrió sus ojos de par en par pero no dijo nada ¿Por qué no iba a coger las dos ollas si la pequeña le salía gratis?

Y mintió al gitano diciendo: Es cierto -le dijo-, olvidé decirte que estaba embarazada. Tenía una gran panza ¡Qué bien! que ha dado a luz una ollita sana…

A la semana siguiente, el caló chaló nuevamente a la quer del puró y le solicitó de nuevo su olla grande diciéndole que volvía a tener invitados. El viejo le prestó la gran olla pensando que nuevamente pariría… Pero al día siguiente el gitano apareció con las manos vacías y le dijo al viejo: ¡Oh! Viejito, no me dijiste que tu olla estaba enferma ¡anoche murió!

Entonces el viejo empezó a gritar: ¿Cómo? ¿Mi olla ha muerto? ¡Mientes! Las ollas no mueren, no son como las personas ¡No te creo! ¡Me engañas!

Pero, hombre -le contestó el gitano- ¡¿Creíste que había parido y ahora no te crees que haya muerto?!

El viejo, avergonzado, no supo qué decir y así el gitano consiguió cambiar las dos ollas pelo a pelo, es decir, sin pagarle un dinerillo de más.

aesza_03_bada_002

Expectantes (Márta Bada, 1994)

Anuncios
Imagen

Aleksandr Vyacheslavovich “Germano”, padre de la literatura gitana

Nació el  6 de junio de 1893 en la aldea de Startsevo-Lepyoshkino perteneciente a la ciudad de Orel, capital de la homónima provincia rusa y faltó en Moscú el 22 de abril de 1955. Fue escritor, poeta, dramaturgo, recopilador del folklore gitano ruso y traductor de los clásicos rusos al romanó.

01

Portada de uno de sus primeros libros. Era un libro dirigido a promover la ideología soviética entre los niños

Sus padres habían emigrado desde el Imperio Austrohúngaro a Rusia. Su papa, Vatslav, era un gachó de origen checo que se dedicaba a la fontanería y su mama, Carolina, una romí de Moravia, una región histórica checa.

Quiso la casualidad que su madrecica lo trajera al mundo mientras asistían a una boda. La gitana, pese al embarazo, estuvo bailando alegremente; se sintió indispuesta; se retiró del corro; y fue a parir al Tío Aleksandr en medio de un huerto de coles (muchas veces he escuchado decir “eres más gitano que las coles”, jijiji).

Era el menor de 11 hermanos. Su padre, por desgracia, faltó poco después de que él naciera. Vivió junto a su mama hasta los 8 años y, a partir de entonces, el Tío Alensandr, llamado Sasha, fue criado por su hermana mayor Anna Vyacheslavovna.

Aunque fue a la Escuela Superior de Comercio de Kiev no pudo terminar sus estudios a causa de la I Guerra Mundial en la cual combatió.

06germano

De joven

Tomó parte en la Revolución de Octubre (1917) y participó en la Guerra Civil Rusa.

Sus primeras obras, la novela corta «Иван Талыго» (Ivan Talygo) y el ensayo «Червь грызёт» (El gusano roe), fueron publicadas en 1915, cuando solo contaba 22 años de edad, en un volumen colectivo titulado “Ciudadanos de Orel a las víctimas de la Guerra” cuya recaudación fue destinada a la asistencia a los heridos y discapacitados. Su participación en esta obra colectiva le reportó un gran éxito a nivel local. La crítica ha valorado especialmente el ensayo que a pesar de su corta extensión constituye en su esencia, filosófica y lírica, una meditación sobre la fugacidad de la vida, la sabiduría de la vejez y la inminente oscuridad del vacío al final del camino terrenal de cada persona. Y sorprende además que esta reflexión viniera de un joven de 22 años.

El 3 enero de 1919 fue reclutado por el Ejército Rojo y tras ser licenciado comenzó a escribir como colaborador del periódico local “Орловская правда”, la verdad de Orel, donde publicó su primera colección de cuentos  en 1921 “Былые зарницы”, el rayo de la mañana.

Se involucró en la vida cultural y social de Orel de manera que no había un evento en el cual no participara: se convirtió en editor de la Revista Literaria Infantil “Первоцвет” (Primavera), participó en la creación de la Organización de Escritores de Orel, en la constitución de la Universidad Proletaria, en la creación del Museo Turgeniev…

Para entonces ya era un escritor y dramaturgo de cierto éxito. De su pluma salieron más de 100 cuentos, ensayos, folletines, obras de teatro… Algunas de sus obras de teatro se representaron en el teatro de Orel.  Fue especialmente exitosa una pequeña obra satírica de un acto sobre la burocracia “En una institución determinada” que no es en absoluto obsoleta sino que sigue siendo aplicable a los tiempos modernos. Y en los días de Germano tuvo un éxito rotundo. Por primera vez fue escenificada por el Teatro Municipal de Orel, tras lo cual entró en el repertorio de grupos aficionados no sólo de Orel sino también de provincias vecinas. Esta obra se representó unas trescientas veces

38221156

De mayor

En 1926 se traslada a Moscú y empieza a dedicarse a la cultura y a la literatura gitana en romanó.

Aunque su lengua materna era el ruso (su mama hablaba romanó pero cuando se trasladaron a Rusia, toda la familia aprendió ruso y esa era la lengua que se hablaba en su casa), el Tío Aleksandr convivió con gitanos errantes para aprender romanó. Él se consideraba a sí mismo como un Aleko (el personaje de Pushkin) redivivo. Recordemos que Aleko era un gachó que por amor a la libertad se une a un grupo gitano creyendo que allí encontraría la verdadera felicidad pero acaba entendiendo que ni siquiera entre gitanos existe la libertad absoluta. Aunque la intención del Tío Aleksandr no era retomar el ideal de la libertad y el viaje sino más bien entender cómo eran los gitanos para tratar de promover en ellos la ideología soviética: él había crecido fuera de ese ambiente gitano y había asumido la ideología revolucionaria y quería que los demás gitanos se incorporasen al orden soviético y para ello tenía que conectar con los gitanos andarríos.

No obstante, podemos considerarlo uno de los padres de la literatura gitana y, por supuesto, el fundador de la literatura soviética gitana ya que fue el primero en publicar una novela en romanó.

Durante la campaña para la liquidación del analfabetismo y el fomento de la escritura para las minorías étnicas, en mayo de 1927, el Comisariado del Pueblo para la Educación de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia planteó la cuestión de crear un alfabeto para el idioma gitano escrito y fue a Germano a quien se le encargó la creación del alfabeto gitano (aunque no fue el único que lo desarrolló) en el que escribió los primeros trabajos en lengua gitana.

Aquel mismo año de 1927 se creó la revista sociopolítica y literaria “Романы Зоря” (Romani zorya –en romanó escrito con alfabeto ruso-, amanecer gitano), una de las primeras revistas gitanas del mundo, y él devino su secretario. Allí empezó a publicar sus relatos en romanó sentando las bases de la futura literatura gitana en romanó.

Su primera obra en romano “Руверо” (ruvoro, lobezno) apareció en noviembre de 1927 en la Revista Romani Zorya.

Sus temas favoritos fueron los que tenían que ver con la vida gitana anterior a la Revolución Rusa, planteando críticas al viejo modo de vida patriarcal y a las supersticiones aunque también describe de un modo realista la vida nueva, los reasentamientos, las dificultades de los gitanos para vivir en ese nuevo mundo soviético que exige el fin de su modo de vida y su asentamiento para integrarse en las nuevas estructuras productivas: las grandes factorías y las granjas colectivas. En sus poemas quedan reflejadas esas contradicciones, esas tensiones entre la vida antigua y la moderna.

74192842

Los fundadores del Teatro Romen. El cuarto por la izquierda era el Tío Aleksandr

En 1931 comenzó la vida del Teatro Romen (que significa “para los gitanos”) de Moscú del que el Tío Aleksander fue uno de sus fundadores. Por primera vez, se creó un teatro en el cual autores gitanos llevarían a la escena sus propias voces, vivencias y anhelos y lo harían en romanó. La primera obra escenificada en este teatro, el 21 de diembre de 1931, fue la obra de Germano “Vida sobre ruedas”. Se quedó durante mucho tiempo en el repertorio del teatro donde fue representada más de 1200 veces. El papel principal fue brillantemente interpretado por la famosa actriz Lyalya Chernaya de quien hablaremos en otra ocasión.

Moscow_Romen_Theatre_03-2016_photo1

Vista actual del Teatro Romen, en Moscú, aún en activo

Entre 1927 y 1938, el Tío Aleksandr escribió unas 30 obras –cuentos, poemas, teatro, ensayos etnográficos,  etc..- en romanó. Algunas de sus obras teatrales tuvieron tanto éxito que fueron representadas más de 1000 veces.

También tradujo al romanó las obras de Pushkin y otros clásicos rusos.

Además elaboró varios libros de texto escolares sobre la lengua y la cultura gitana.

En 1934 se convirtió en miembro de la Unión de Escritores de la Unión Soviética.

Durante la Segunda Guerra Mundial permaneció en Moscú y participó en lecturas de poesía y cuentos en los hospitales para los heridos de guerra.

Djana

Portada del libro Djàna neve Roma, vienen gitanos nuevos. En este ensayo promueve la ideología soviética

Por desgracia, a partir de 1940 el Teatro Romen dejó de hacer todas sus representaciones en romanó y fue introduciendo el ruso lo que le abrió a otros públicos pero hizo que se perdiera su capacidad de promoción de nuestra lengua.

Las obras literarias del Tío Aleksandr permanecen descatalogadas y prácticamente imposibles de conseguir.

El Tío Aleksandr Germano es uno de los héroes del panteón de la causa gitana ya que participó en todos los movimientos que dieron lugar al florecimiento de la cultura gitana en Rusia y eso tuvo sus repercusiones en el mundo.

lit_str28

En Orel tiene una calle dedicada a su memoria

Imagen

Prolífico longevo postimpresionista

Hermenegild “Hermen” Anglada i Camarasa (Barcelona, 11/9/1871-Puerto de Pollensa, 7/7/1959) es uno de los grandes pintores españoles: tuvo éxito en vida y sus obras siguen alcanzando precios astronómicos.

CTB.1995.30

Baile gitano (1914-1921, oleo sobre lienzo, 71 x 101 cm, Museo Carmen Thyssen, Málaga

Vivió mucho y pintó mucho y gran parte de su obra la dedicó al tema gitano.

AS00626_7

Andares gitanos (1902, oleo sobre lienzo 113,5 X 146 cm, Museo Reina Sofía, Madrid)

Siguiendo a uno de sus principales expertos, Francesc Fontbona, podemos afirmar que mientras vivió en Cataluña, Anglada i Camarasa se dedicó preferentemente al paisajismo y no parece que tuviera especial relación con el mundo gitano.  Fue al trasladarse a París en 1894, donde entró en contacto con gitanas y gitanos. Sí, allí en París frecuentó la vida bohemia y había entonces mucho cante, mucho baile y mucho toque flamenco y gitano.

AS00627_7

La gitana de las granadas (1904, oleo sobre lienzo, 114,5 X 147,5 cm, Museo Reina Sofía, Madrid)

El mundo gitano le proporcionaría, desde por lo menos 1901, uno de los temas más característicos y reiterados de su carrera.

HACF0800

El tango de la corona (1910, oleo sobre lienzo, colección La Caixa)

Según Fontbona, las escenas gitanas le permitían plasmar un dinamismo expresivo y frenético, con colores cálidos y detonantes.

HACF0782

Zambra II (1940-47, oleo sobre lienzo, Colección La Caixa)

La prima Mercedes Porras Soto, historiadora del arte, en su artículo “Los gitanos en la pintura catalana: Fortuny, Nonell y Anglada-Camarasa” nos dice que son muchos los pintores que han pintado gitanos en sus obras pero son pocos los que han presentado a los gitanos como protagonistas. Y Hermen Anglada i Camarasa es uno de ellos.

HACF0802

Campesinas. Atardecer (1940-47, oleo sobre lienzo, Colección La Caixa)

Por otro lado, afirma esta historiadora del arte gitana que la mayoría de los pintores que pintaron gitanos como protagonistas lo hicieron de manera puntual o anecdótica. Hermen Anglada i Camarasa pintó tantos gitanos que hizo del tema algo suyo y característico de su pintura de manera que es reconocido e identificado por sus gitanas y gitanos.

9221

Gitana con niño (1907, oleo sobre lienzo 74,5 X 60,5 cm, Museo de Bellas Artes de Neuquén, Argentina)

Según la prima Mercedes Porras, Anglada-Camarasa pintó unos cincuenta cuadros de tema gitano.

Es posible que Hermen Anglada i Camarasa pintara gitanos porque era lo que el público demandaba pero esa elección se prolongó en el tiempo y acabó definiendo toda su obra.

396bcbe1-79cf-40d6-bea9-8efe3efcc3f6_570

Gitana con niño (oleo sobre lienzo 70 X 55 cm, se vendió en 2005 en Sotheby’s por 466.328 eurunos a un coleccionista privado)

Para José Francés, crítico de arte, Anglada fue el gran sinfonista cromático de las máximas exaltaciones lumínicas, con pompa ufana y radiante, en las más atrevidas y deslumbradoras composiciones, hijas de un optimismo eufóricamente apasionado. Todo en su obra está henchido de cualidades afirmativas, frutos granados del contento de sentir y expresar la belleza creadora ¿Acaso no es eso, la biofilia, la mayor característica de lo gitano, de la cultura gitana?

WOA_IMAGE_1

Danza española (1901, oleo sobre tabla, 50 x 97 cm, Museo del Hermitage, San Petersburgo, Rusia)

No os vamos a poner todas las pinturas de Hermen Anglada i Camarasa pero casi. Disfrutadlas y comentadnos qué os parecen.

Desnudo1

Desnudo bajo la parra (1909, oleo sobre lienzo 140 X 85 cm, Museo de Bellas Artes de Bilbao)

Imagen

Camino de la salvación

Ayer se cumplieron 157 años del nacimiento del Tío Rodney “Gipsy” Smith, evangelista gitano inglés.

UEL_1773_2921

Monumento que señala el lugar donde nació

Nació, efectivamente, el 31 de marzo de 1860 en una tienda tipo bender (una tienda típica de los gitanos ingleses que construían con una estructura de ramas cubiertas por telas) que sus padres, que en Gloria estén, habían montado en Epping Forest, un bosque Real, cercano a Londres, que era un paraero habitual para los gitanicos del terreno.

bender

Así era una tienda tipo bender

En su autobiografía nos cuenta cómo era su, como veréis, apasionante familia: su papa se llamaba Cornelius y su mama Mary aunque todos la llamaban Polly, fue el cuarto hijo de la familia. Antes que él habían nacido dos chicas y un chico pero después que él nacieron dos chicas más.

Su hermana mayor se casó con un gitano que fue, que sepamos, el primer concejal gitano y de su cuñado hablaremos en otra ocasión.

gs_62py

El Tío Cornelius, el Tío Rodney y su hermana mayor, la que se casó con el gitano concejal

Su hermano Ezekiel, trabajó en el ferrocarril y allí fundó la Railway Mision (una organización cristiana que llevaba el evangelio y la acción caritativa al personal del ferrocarril). Pero a pesar de su trabajo y de que adquirió una buena posición y pudo comprar una casa de campo siguió viviendo en una tienda al modo gitano y decía que en la casica hacía más frío que en la tienda.

Su hermana menor, Matilda, fue también evangelista de la Iglesia Metodista.

Su papa se ganaba la vida haciendo canastas, pinzas para la ropa, utensilios de hojalata, arreglando sillas de mimbre o haciendo algún trato. Y su mama vendía las cestas, las pinzas, los cacharros de hojalata que su papa hacía y también decía la buenaventura.

Pinza

Pinza para la ropa como las que solían fabricar los gitanos ingleses

Y viajaban por la región en su vardo (su carromato, su vurdón o su verdó que diríamos en caló) de manera que el Tío Rodney no fue a la escuela.

vardo

Su familia en su vardo

Cuando era pequeño faltó su mama, qué Dios la tenga en su Gloria, a causa de la viruela. Y aquello fue un duro golpe y no solo por la terrible pérdida de su querida madre sino porque las autoridades no les dejaron enterrarla de día. Tuvieron que esperar al atardecer para poder darle sepultura. Mientras velaban a la probetica, la tienda se incendió y con ella todas sus pobres pertenencias. Tampoco hubo ningún sacerdote que viniera a su paraero a consolarles.

Pero su mama y su papa habían estado rezando, orando al Señor por la salvación de su alma, y eso se le quedó  grabado en su mente ya que pensó “si mis padres no saben leer ni tienen libros de oraciones y tampoco por aquí ha venido ningún sacerdote y mis padres han estado rezando, solo el Espíritu Santo ha podido poner esas oraciones en sus mentes”.

Tiempo después, su padrecico, Dios l’haiga perdonao, pasó un tiempo estardó y en el estaripén según algunas fuentes fue donde se convirtió a la Iglesia Metodista en la cual también se inició el propio Tío Rodney a la edad de 16 años. Otras fuentes cuentan que un día, al poco de haber faltao su mujercica, Cornelius sentía que no podía creer en Undebel y estando en una taberna con sus hermanos que tampoco estaban contentos con cómo los trataba el Señor se pusieron a hablar con la tabernera sobre Dios y ésta les leyó El Progreso del Peregrino de John Bunyan. Y allí mismo fue donde los tres se convirtieron.

Tanto el padre de Rodney, Cornelius, como sus tíos Woodlock y Bartholomew tras su conversión se hicieron predicadores y fueron conocidos como los “Gitanos conversos”. Otro día hablaremos de ellos.

gs_272py

El papa y sus tíos, los conocidos “Gitanos conversos”

En su conversión influyeron tanto el testimonio de su papa como el escuchar a Ira Sankey, un conocido cantante y compositor de góspel metodista, y una visita a la casa de John Bunyan de quien se dice que también era gitano.

Al año siguiente acudió a una convención de la Christian Mission (que luego se convertiría en el Ejército de Salvación). Allí, el líder y fundador de esa misión cristiana vio el potencial del joven Rodney y lo invitó a que se hiciera evangelista. Durante seis años estuvo predicando en las calles y las esquinas con esta confesión.

Gypsysmith2

Con el uniforme del Ejercito de Salvación

Se casó a los 19 años con Annie E. Pennock, una paya que se había convertido gracias a su predicación. Y tuvieron dos hijos y una hija.

gs_122py

con su esposa Annie y su primer hijo, Albany Rodney

El hijo mayor, Albany Rodney, conocido como “Gipsy Smith Jr” también fue evangelista. Uno de los hijos de Albany Rodney, John llegó a ser abogado mientras que el otro hijo, George Wilbur se hizo pastor Presbiteriano.

El hijo pequeño, Alfred Hanley, devino pastor de la Iglesia Metodista Wesleyana.

gs_244py

Tres generaciones de pastores gitanos: el Tío Rodney, su hijo pequeño y su papa

La hija, Rhoda Zillah, estuvo también predicando con su padre especialmente en una campaña de evangelización que desarrollaron en África del Sur.

gs_216py

Su hija vestida al modo de las gitanas inglesas de entonces

El Tío Rodney viajó por todo el mundo predicando y nunca olvidaba visitar los campamentos gitanos en sus viajes.

p01dmzvv

Visitando a unos gitanicos en Pittsburg (EE.UU.) en enero de 1909

Durante la Primera Guerra Mundial estuvo predicando a los soldados ingleses destinados en Francia y a menudo estuvo en la mismísima línea del frente. Por esa labor, el Rey Jorge VI le concedió la Orden del Imperio Británico.

Gypsy_Smith_in_Manhattan_in_1918

En Manhatan, en 1918

El Tío Rodney es, probablemente, uno de los predicadores más queridos: allá donde iba llenaba auditorios inmensos y ayudó a cientos de miles de personas a que encontrasen el camino de la Salvación.

 

pj-541654930-1

En octubre de 1909 estuvo predicando en Chicago durante un mes en una campaña de avivamiento. El auditorio tenía una capacidad de unas 15000 personas

El Tío Rodney escribió varios libros que recogen sus enseñanzas y predicaciones:

As Jesus passed by, and other addresses

Evangelistic talks

The lost Christ

Real religion; revival sermons delivered during his twentieth visit to America

Además de predicar, el Tío Rodney cantaba hermosas y conmovedoras alabanzas.

Estas son algunas de las frases que el Tío Rodney nos dejó:

There are five Gospels: Matthew, Mark, Luke, John and the Christian. Most people will never read the first four/ Hay cinco Evangelios: Mateo, Marcos, Lucas, Juan y el Cristiano. La mayor parte de la gente nunca leerá los cuatro primeros.

What makes the difference is not how many times you have been through the Bible, but how many times and how thoroughly the Bible has been through you/ Lo que hace la diferencia no es cuántas veces has pasado por la Biblia, sino cuántas veces y con qué profundidad ha pasado la Biblia a través de ti.

You save an old man and you save a unit; but save a boy, and you save a multiplication table/ Salva a un hombre mayor y salvarás una unidad; salva a un muchacho y salvarás la tabla de multiplicar.

I’m God’s messenger from the gypsy tent. And it’s the message that’s important, not the messenger/ Soy el mensajero de Dios y vengo de una tienda gitana pero lo importante es el mensaje no el mensajero.

Imagen

¡Qué mal bajío tienen los críticos!

Michelangelo Merisi da Caravaggio (Milán, 29 de septiembre de 1571- Porto Ercole, 18 de julio de 1610) fue un pintor italiano considerado el primer gran exponente de la pintura del Barroco.

Como pintor siñaba un fenómeno y tuvo mucho éxito. Ahora, terelaba, según cuentan, mu mala follá ¡siñaba un malasombra! Según dicen tuvo varias quimeras y en una de ellas incluso hizo una muerte ¡No  veas cómo siñaba el jambo Caravaggio!

Una de sus características como pintor es el realismo con el que retrata a sus personajes. Así mismo, su uso del claroscuro hizo que fuese admirado incluso por los pintores coetáneos.

El claroscuro no lo inventó Caravaggio pero fue él quien le dio la técnica definitiva, oscureciendo las sombras y transformando el objeto en un eje de la luz, cada vez más penetrante. Con este tipo de pintura, los artistas comenzaron a plasmar el físico y la psicología de los personajes de una forma cada vez más real y aguda. Este claroscuro se realizaba mediante el contraste de luces proyectadas sobre los elementos de la obra, otorgándole mayor importancia a unos sobre otros. De ahí que mediante esta técnica se consiguiera cierto aire tenebroso. La incorporación de este nuevo tratamiento lumínico, el tenebrismo, traspasó las fronteras de Italia. Bajo esta denominación se conoce la nueva estética lumínica que el artista utilizó en sus obras de madurez y a través de la cual se opta por iluminar intensamente y con un foco de luz artificial y exterior la escena principal del lienzo mientras el resto queda sumido en una profunda penumbra y oscuridad. Pero no la utilizó en las obras que nos interesan ya que son cuadros que realizó en su juventud.

A Caravaggio le gustaban más los modelos populares que las bellezas clásicas de manera que según cuenta Giovanni Pietro Bellori en 1672 ‒es decir, 70 y pico años después de pintados los cuadros por lo que habrá que confiar en su buena memoria, jiji‒ que cuando Caravaggio estaba asentado en Roma en una posición que ya le permitía pintar según su propio genio y no a las órdenes de otros, estaba un día viendo con otros artistas las más famosas escultura de Fidias (el más famosos de los escultores clásicos griegos) y de Glicón (escultor clásico griego autor del Hércules de Farnesio) y todos los demás pintores decían que esas esculturas eran tan bellas que debían ser consideradas como sus modelos. Entonces Caravaggio dijo que el público circundante era mucho más bello que esas esculturas y, para dar más autoridad a sus argumentos, llamó a una gitana que pasaba por la calle, la llevó a su taller y la pintó en actitud de echar la buenaventura ¡Olé los detalles!

Se conoce con el nombre de La Buenaventura a dos de sus obras. La datación de las dos representaciones de La Buenaventura ha sido muy controvertida, se cree que la primera versión –que actualmente se encuentra en Los Museos Capitolinos de Roma- dataría de 1594 mientras que la versión del Louvre, Paris, sería de un año después, de 1595. Las copias o réplicas de una misma obra, realizadas por un mismo autor, eran bastante frecuentes durante el Renacimiento y el Barroco. Muchos artistas contrataban aprendices y pintores de segunda fila para ponerlos a trabajar en su taller y así dar respuesta a la creciente demanda de los clientes, que demandaban imágenes que habían resultado especialmente exitosas.

La crítica ha destacado que el diálogo que se representa en estas obras está cargado de sobreentendidos eróticos y de alusiones a una confrontación subliminal payo/gitano. Hay que tener en cuenta que en esa época era motivo de escándalo tanto el contacto físico (la mano del gachó en la mano de la gitana) como el cruce de miradas y la arrogancia de la gitana que mira con fijeza al jambo.

Le_Caravage_-_Diseuse_de_bonne_aventure

La Buenaventura (La Diseuse de bonne aventure, hacia 1595, olio sobre lienzo, 99 cm X 131 cm, Museo de Louvre, París, Francia)

Este cuadro, aunque es una de sus obras de juventud, fue una verdadera revolución en su momento, tanto por su estilo como por el tema representado. La mayoría de artistas de aquella época seguían reverenciando el arte clásico como modelo de belleza ideal y se inspiraban en las esculturas clásicas para crear los personajes de sus composiciones pictóricas. Sin embargo, Caravaggio prefería utilizar modelos de carne y hueso, gente que se encontraba en la calle y en las tabernas y que posaban para él a cambio de unas monedas. Y es que para Caravaggio, la verdadera belleza estaba en el mundo real, no en las frías esculturas.

El tema escogido era también bastante chocante. Aunque no es la primera vez que aparece: las fuentes más antiguas citan la quiromancia como una práctica típica de las gitanas y ello dio lugar a un gran número de pinturas (que iremos analizando en nuestro blog).

Un joven bien vestido y algo incauto, admirado por la belleza de la gitana o incluso pretendiendo seducirla deja que una linda gitana le lea la mano. Ella es bella y aunque su condición es más humilde que la del caballero aparece limpia y sana. La cara parcialmente en sombra de la gitana acentúa el matiz cobrizo de su piel. Lleva una especie de turbante blanco, una rodela (berno se llama en romanó) –un complemento que llevaron las gitanas de toda Europa hasta el S. XVII‒, y viste una camisa blanca con bordados en el cuello y una capa o mantón de tipo esclavina que se anuda sobre su hombro y llega hasta los pies y que también fue una prenda típica de la vestimenta de las gitanas.

Otro detalle interesante de esta magnífica obra es que la gitana está mirando a la cara al caballero de manera que Caravaggio supo ver que la gitana más que leer las líneas de la mano practica la psicología empírica al observar el rostro del cliente.

El tema representado no tenía nada que ver con los temas habituales de la pintura de la época: mitología, escenas religiosas y retratos de gente poderosa. Sin embargo, el cuadro tuvo muchísimo éxito, por el realismo con el que estaba pintado y por su ambigüedad. ¿Es una obra de tipo moralista que nos está enseñando qué vicios debemos evitar? Podría serlo, pero la forma que tiene Caravaggio de representar al “malo” (en este caso la chica gitana) no parece acusatoria. No la pinta fea para que nos parezca repulsiva (como sí hicieron otros muchos pintores) y nos alejemos psicológicamente de ella sino más bien lo contrario: su rostro es interesante y atractivo, como si Caravaggio sintiese simpatía por ella.

Se sabe que este cuadro perteneció a la noble familia romana de los Pamphili, y que fue regalado al rey Luis XIV cuando Bernini fue a Francia, pasando después al Museo del Louvre, donde se encuentra en la actualidad.

La crítica moderna lo considera una de las obras más representativas de Caravaggio porque recoge algunas de sus principales características, como el tratamiento de un tema cotidiano, incluso vulgar, el énfasis en el claroscuro logrado mediante la introducción de un intenso haz de luz lateral, la disposición de un fondo neutro dinamizado por luces y sombras, y el interés por la psicología de los personajes.

En ambas versiones los protagonistas ocupan la inmensidad del lienzo y están recortados de medio cuerpo, un hecho que facilita  que el espectador sienta como si estuviese mirando a través de un ventanal una escena típica de la época.

Casi toda la crítica parece de acuerdo en destacar que en la versión del Louvre los personajes están más definidos y la obra presenta mayor calidad. En ambos lienzos el fondo se mantiene neutro una característica propia del artista barroco, los personajes están recortados contra una pared y en ella se proyectan algunas sombras. La luz procede de un foco exterior e incide directamente sobre los personajes pero aún no vemos el afamado tenebrismo caravaggiesco ya que ambas son obras de su juventud.

Caravaggio_(Michelangelo_Merisi)_-_Good_Luck_-_Google_Art_Project (1)

La buenaventura (Buona ventura, 1594, óleo sobre lienzo, 115 × 150 cm, Museo Capitolino, Roma, Italia)

El lienzo fue vendido en 1750 como original al Papa Benedicto XIV. Sí, sí, el mismo que autorizó la extracción en sagrado de los gitanos españoles con lo cual hizo posible la ejecución de la Gran Redada ¡Manda carajo que al cabrón le gustara ver a esta gitana en un cuadro y condenase a la cárcel a los gitanicos y gitanicas de carne y hueso!

En verdad este segundo cuadro muestra interesantes variaciones si se compara con el primero. El punto de vista es ligeramente más bajo, los personajes se encuentran más cerca del espectador y hay más tensión entre ellos, tanto en las miradas como en las poses. Aunque los colores y el vestuario son casi los mismos (la camisa del caballero es diferente) los rostros son bien diferentes. También el tratamiento de las luces y claros del fondo es distinto, menos contrastado.

Hemos querido dejar para el final el verdadero asunto que está en el fondo de todo esto: la mirada turbia del antigitanismo plasmada a través de la crítica.

La tarjeta descriptiva que acompaña el cuadro del Louvre dice lo siguiente:

«Un jeune homme élégant se fait prédire son avenir par une bohémienne qui lui dérobe discrètement l’anneau passé à sa main droite»

Sí, así me quedé yo, ojiplático perdido. Allí en mitad del Louvre… Yo con toda mi ilusión y ¡plaf! en to’ la boca: un joven caballero elegante se hace predecir su futuro por una gitana que le ¡¡¡roba!!! discretamente el anillo de su mano derecha ¡¡¡Los muertos a caballo del crítico!!!

Y no es el único. Casi todos los críticos que hemos leído para confeccionar este artículo cuentan la misma mentira. Sí, es mentira. Es jojana. En el cuadro no hay tal robo. La gitana no le está robando el anillo.

Fue Giulio Mancini en sus Considerazioni sulla pittura (redactadas en 1620 aunque fueron publicadas en 1956) quien vio, por sus propios prejuicios, por su propia mirada turbia que diría el Tío José Heredia, el detalle del robo. No, la gitana no está robando el anillo y no, el robo no está en el cuadro de Caravaggio pero sí, la crítica sí ve ese robo porque el robo está en la sucia y turbia mirada de los críticos.

Al parecer, Caravaggio tenía malasombra, era un pendenciero, un buscarruinas pero no tenía la mirada turbia: pintó a la gitana de manera que no nos resultase fea ni horrible. No pintó ni el robo ni el juego de seducción que la crítica ha achacado a la gitana y que después ha apuntalado el fenómeno de la hipersexualización de las gitanas en la pintura y la literatura.

El robo y la seducción son pura invención de quienes no saben ver nada más que a través de sus ojos cargados de prejuicios antigitanos. Son los críticos los que han tenido realmente mala baji y mal bajío (bueno, la RAE dice mal vahído, pero ya sabemos que los jambos de la RAE son unos ignorantes y de eso hablaremos otro día).

Imagen

Memoria y pogromos

Este año se cumplen 31 años del pogromo de Martos y 26 del de Mancha Real.

Martos

Gitanicos de Martos tuvieron que najarse para poner sus vidas a salvo de la barbarie incendiaria antigitana

Unos 200 vecinos jambos de Martos, Jaén, rociaron con gasolina e incendiaron, sobre las 23.30 del sábado 12 de julio de 1986, 42 viviendas de otras tantas familias gitanas ubicadas en la paupérrima barriada de Cerro Bajo. Los payos decidieron tomarse la justicia por su mano porque un gitano, al parecer borracho, agredió a un payo.

portada martos

Otro sábado, 18 de mayo, cinco años después (1991), en Mancha Real, también de Jaén, otra masa de jambos enfurecidos porque en una pelea un caló tasabó a un gachó decidió quemar las casas de los gitanos. Y consiguieron quemar 4 casas. Otras dos casas más fueron incendiadas posteriormente, una el 28 de junio y otra el 12 de julio de aquel mismo año.

El pogromo de Mancha Real tuvo un matiz más institucional: la Corporación Municipal, es decir, todos los concejales de todos los partidos, había adoptado un acuerdo unánime en un pleno para solicitar “a los delincuentes habituales” que abandonasen el término municipal y encabezaron las manifestaciones.

Antes y después ha habido otros pogromos: Torredonjimeno, Almoradí, Estepa, Castellar, Cortegana… Los de Mancha Real y Martos no fueron ni los primeros pogromos ni los que tuvieron peores consecuencias: en Torredonjimeno, en 1984, cinco personas gitanas (dos niños, una niña y dos mujeres) sufrieron heridas de gravedad provocadas por el incendio de su casa. Pero los pogromos de Martos y Mancha Real fueron muy simbólicos, muy mediáticos…

A muchas y muchos de nosotros se nos quedaron grabados en la mente y en el alma: la masa enfervorecida paya quemando las casas de los gitanos. Incluso Tony el Gitano cantó la tragedia.

No hubo grandes reacciones políticas, no hubo justos castigos para los culpables:

Ni en Martos: Antonio Espejo Cañadas y Antonio Espejo Gay, los dos únicos encausados por el caso Martos, fueron condenados en 1991 por la Audiencia Provincial de Jaén a tres años de cárcel cada uno y a indemnizar a cada uno de los 26 propietarios gitanos de las viviendas que fueron incendiadas la noche del 12 de julio de 1986 con cifras que rondaron las 200.000 pesetas (1.200 euros).

Tampoco hubo arrepentimiento del pueblo de Martos: 12.000 personas firmaron pidiendo el indulto para estos dos racistas condenados y 3000 personas se manifestaron por el mismo motivo.

Ni en Mancha Real: La Audiencia Provincial de Jaén condenó al alcalde de Mancha Real, Alfonso Martínez Hoz, y a los 10 miembros de la corporación municipal que gobernaba cuando se produjo el destrozo de las seis viviendas a un año de prisión menor por un delito de manifestación ilícita y a seis meses y un día de destierro por un delito contra la libertad de residencia. También fueron condenados a pagar tres millones de pesetas (18.000 euros) a cada una de las siete familias que abandonaron el pueblo en la madrugada del 18 de mayo de 1991. Además, se condenó a cinco vecinos por el delito de daños en las viviendas de la comunidad gitana a penas de 4 años, 9 meses y 11 días de prisión para cada uno de ellos. También tuvieron que pagar más de siete millones de pesetas (42.000 euros) de indemnización a los dueños de las casas destruidas. A esta pena hay que añadir un año de prisión menor por manifestación ilícita. Sin embargo, la sentencia absolvió al alcalde y a la corporación del delito de daños. Tampoco considera la sentencia que existiese inducción al no haber una incitación directa, ni complicidad por no haberse justificado que cooperasen en su ejecución. Los dos acusados de quemar dos viviendas en los meses posteriores a la celebración de la manifestación que terminó con la destrucción de las casas fueron condenados a 10 años de prisión para Francisco Ruiz Cantero, que se declaró inductor, y a dos años al vecino que colaboró en la quema.

Sí hubo víctimas, muchas, demasiadas. Y sus consecuencias siguen siendo dolorosas: la mayor parte de las familias huidas de Martos jamás regresaron a sus hogares y siguen desperdigadas, desarraigadas.


Para el movimiento asociativo gitano marcaron un hito: a raíz del pogromo de Martos las principales organizaciones gitanas se unieron y convocaron una manifestación en el Paseo del Prado de Madrid que reunió a más de 5000 personas. También el de Mancha Real concitó las voluntades de nuestras organizaciones y las principales estuvieron en la denuncia y pusieron dinero para pagar a los abogados.


La primera foto muestra la manifestación que encabezó el Alcalde (Martínez de La Hoz) de Mancha Real y que terminó atacando y quemando las casas de los gitanos. Fue tomada el 19 de mayo de 1991 y la firmó Ortega.

14317397_1432717706754696_6368818275571069754_n
La segunda, muestra a los 4 únicos niños gitanos de Mancha Real que se atrevieron a regresar al colegio tras las vacaciones de verano. A través de la reja le dijeron a los periodistas que no les gustaba que les gritaran “asesinos” (el día anterior, los padres y madres payos habían impedido la entrada de niños al colegio y habían increpado a los gitanillos). La foto se tomó el 19 de septiembre de 1991. No consta la autoría.

14368669_1432718443421289_6458693591606471276_n
Ambas fotos son de la fototeca de la Agencia Efe.
Es triste, lo sé, pero la memoria histórica hay que mantenerla viva para aprender sus lecciones y evitar que vuelvan a suceder cosas tan terribles.

Imagen

La lucha por la emancipación del Pueblo Gitano

Al Tío Juan de Dios Ramírez Heredia le corresponde un lugar principal en el panteón de héroes y heroínas de la lucha por la emancipación del Pueblo Gitano tanto a nivel nacional como internacional. Y hoy os vamos a contar una de sus quimeras más sonadas. Ocurrió a las 6 de la tarde del miércoles 7 de junio de 1978 en el Congreso de los Diputados.

juan-de-dios

Diputados de UCD, PSOE y AP, algunos en pie, ovacionan al diputado Juan de Dios Ramírez Heredia

Las dos fotos que complementan este artículo son de la Agencia EFE. En la primera, Diputados de UCD (Unión de Centro Democrático, partido entonces gobernante y del cual era miembro el Tío Juan de Dios), AP (Alianza Popular, que luego se convirtió en el Partido Popular) y PSOE, algunos en pie, aplauden al diputado Juan de Dios Ramírez Heredia, que se dirige a su escaño tras defender la Proposición No de Ley sobre la situación legal de la población gitana (derogación de los artículos del Reglamento de la Guardia Civil alusivos a la población gitana), presentada por el grupo parlamentario de UCD; en la segunda, vemos al Tío Juan de Dios durante su intervención de esa tarde.

PNL JD

Esta Proposición No de Ley fue aprobada por 285 votos a favor. Nadie votó en contra y hubo una abstención, la de Miguel Riestra París diputado gallego de Alianza Popular.

Así recogió el ABC la noticia de la intervención del Tío Juan de Dios

ABC

juan-de-dios2

El Tío Juan de Dios se dirige a sus señorías desde la tribuna del Congreso de los Diputados

El día 21 de julio de aquel 1978, El País recogía la noticia de que el Ministerio del Interior había ordenado la supresión de las alusiones o referencias a los gitanos que se contenían en los artículos cuarto, quinto y sexto de la segunda parte del reglamento para el servicio del Cuerpo de la Guardia Civil. Y lo hacía en estos hermosos términos

Acaba la discriminación de los gitanos en el reglamento de la Guardia Civil

EL PAÍS 21 JUL 1978

El Ministerio del Interior ha ordenado la supresión de las alusiones o referencias a los gitanos que se contienen en los artículos cuarto, quinto y sexto de la segunda parte del reglamento para el servicio del Cuerpo de la Guardia Civil. Estos artículos contenían medidas que se consideraban discriminatorias para la población gitana y ha sido una de las reivindicaciones planteadas por la Federación de Asociaciones Gitanas de España. El diputado gitano Juan de Dios Ramírez Heredia, de UCD, defendió en el Congreso de Diputados, en junio pasado, una proposición no de ley para derogar estos artículos.

En su intervención ante el Congreso, el diputado Juan de Dios Ramírez Heredia manifestó que la defensa de la dignidad humana de los gitanos como una minoría no podía ser patrimonio de ningún partido. Recordó que los artículos ahora derogados tienen su precedente en disposiciones de la época de los Reyes Católicos. El mismo diputado presentó, en mayo pasado, ante el Congreso, una proposición no de ley para que fueran derogados los artículos cuarto y quinto de la orden de 14 de mayo de 1942, que hacen referencia a la vigilancia a que deben ser sometidos los miembros de la comunidad gitana por la Guardia Civil. Los artículos derogados del reglamento para el servicio del Cuerpo de la Guardia Civil, que data de 1942, son los siguientes:

Artículo 4.º Se vigilará escrupulosamente a los gitanos, cuidando mucho de reconocer todos los documentos que tengan, confrontar sus señas particulares, observar sus trajes, averiguar su modo de vivir y cuanto conduzca a formar una idea exacta de sus movimientos y ocupaciones, indagando el punto a que se dirigen en sus viajes y el objeto de ellos.

Artículo 5.º Como esta clase de gente no tiene por lo general residencia fija, se traslada con mucha frecuencia de un punto a otro en que sean desconocidos, conviene tomar de ellos todas las noticias necesarias para impedir que cometan robos de caballerías o de otra especie.

Artículo 6.º Está mandado que los gitanos y chalanes lleven, a más de la célula personal, la patente de Hacienda que los autorice para ejercer la industria de tratantes en caballerías. Por cada una de éstas llevarán una guía con la clase, procedencia, edad, hierro y señas, la cual se entregará al comprador. Las anotaciones que en este documento se hagan por cambios y ventas serán autorizadas por los alcaldes de los pueblos o por un inspector de orden público en las capitales, y para el ganado mular, por los veterinarios municipales. Los que no vayan provistos de estos documentos o que de su examen o comprobación resulte que no está en regla, serán detenidos por la Guardia Civil y puestos a disposición de la autoridad competente como infractores de la ley.

Y esta es la Orden de 19 de julio de 1978 por la que se suprimieron los artículos antigitanos del Reglamento de la Guardia CivilBoe Jd