Andrew Boorde, Primer Libro del Conocimiento

Andrew Boorde (también escrito a veces como Borde) nació hacia 1490 en Boords Hills, Inglaterra. Fue un monje cartujo y médico que se dedicó a viajar por Europa. Incluso viajó a España (Galicia -en peregrinación a Santiago-, Andalucía, País Vasco, Navarra, Castilla y Cataluña).

220px-Portrait_of_Andrew_Boorde_Wellcome_M0009489

Alrededor de 1538, Boorde emprendió su viaje más extenso. Visitó casi todos los países de Europa, excepto Rusia y Turquía, de camino a Jerusalén.

Finalmente se estableció en Montpellier (Francia) y antes de 1542 había completado su Fyrst Boke of the Introduction of Knowledge (Primer libro de introducción al conocimiento) que es una de las primeras guías de viaje de Europa.

Regresó a Inglaterra donde fue condenado en Winchester por mantener en su casa a tres mujeres “sueltas”, es decir, mujeres con costumbres sexuales disolutas y por este delito estuvo preso en la estaripén de Fleet (Londres) donde falleció en 1549 ¡Undebel l’haiga perdonao!

Portada

¿Por qué os contamos todo esto? Pues porque Andrew Boorde insertó en su Fyrst Boke of the Introduction of Knowledge una conversación en romanó que es uno de los textos más antiguos que se conocen escritos en nuestra amada lengua gitana y como estamos en noviembre y el pasado día 5 fue el Día Internacional del Romanó, pues eso, que nos venía al pelo hablar del Boorde y su libro.

El libro fue dedicado el 3 de mayo de 1542 a la Princesa Mary (posteriormente reina), hija del Rey Henry VIII. Parece ser, no obstante, que no se publicó hasta 1547 en un volumen junto con otras obras de este autor. La edición que manejamos es la de 1870.

El libro es una especie de guía de viajes de la época y está escrito en inglés antiguo. A lo largo de sus 39 capítulos se describe cómo es la gente (cómo visten, a qué se dedican, qué comen), cómo son los países (algo de su historia, de su forma de gobierno, de su dinero) y en qué idioma se habla. Así va hablando de Inglaterra, Gales, Irlanda…Holanda, Alemania, Bohemia, Polonia, Hungría… ¡¡Cataluña, Andalucía, España, Castilla, Vizcaya!!… Así, hasta el capítulo 30 que lo dedica a Egipto, a los egipcios y a su habla.

Capítulo

Según Boorde, Egipto es un país abundante en vino, maíz y miel. A pesar de sus grandes desiertos habitados por bestias salvajes.

También afirma que los egipcios son morenos y, cobijados bajo sus ropas, utilizan sus hábiles dedos para hurtar aunque, eso sí, son unos placenteros bailarines. Como vemos ya en los años 1540’s está implantado el tópico por completo tanto en lo negativo (todos robamos) como en lo positivo (todos bailamos).

Texto

Por otro lado, dice que en la actualidad allí, en Egipto, viven pocos egipcios ya que ahora Egipto está repleto de extranjeros infieles. Esta afirmación de Boorde es interesante ya que debió pensar que la mayoría de egipcios (egipcianos) se habían venido para Europa ¿Tantos gitanos vería para pensar eso? Supongo que no sería el número si no la presencia habitual en todo tipo de ambientes de personas gitanas lo que llevó al médico Boorde a pensar que la mayoría de los egipcios se habían venido a Europa.

Y a continuación nos muestra un espécimen de conversación en romanó con sus correspondencias en inglés.

Conversación

Tabla
Elaboración propia

Como veis, es un romanó perfectamente comprensible para cualquier persona romanoparlante actual.

El libro de Boorde constituye un testimonio fundamental para que entendamos hasta qué punto el imaginario popular y culto de la época asumió que las personas gitanas éramos originarias de Egipto realmente.

Así mismo, podéis ver cómo se ha ido construyendo la ciencia y el conocimiento occidental y hegemónico: sentado en una confortable taberna de Montpellier, bebiendo vino y echando un rato con una persona gitana Andrew Boorde escribe un capítulo sobre Egipto donde jamás estuvo.

Este, al menos, parece que tuvo la conversación con una persona gitana. Otros académicos y estudiosos jamás han visto un gitano de cerca y han escrito e impartido doctrina sobre nuestra cultura. De hecho, en la actualidad (sí, sí, en 2018) la Universidad de Alicante tiene una cátedra de cultura gitana que la dirige una paya, Diana Gil, que es doctora en sociología de la salud y profesora de dicha universidad, pero que no tiene conocimientos académicos ni experiencias profesionales relevantes en relación con la cultura gitana que es de lo que va la susodicha cátedra ¿Quiénes son los responsables de este desaguisado? Evidentemente, el Presidente de la Generalitat Valenciana Ximo Puig (PSOE), la Vicepresidenta y Consellera de Igualdad y Política Inclusiva de la Generalitat Valenciana Mónica Oltra (Compromís) y el Rector de la Universidad de Alicante Manuel Palomar. Y ahí siguen, sin lache ni siquiera y todos cobrando dinero público.

Anuncios

Un gitano de ciencia

Constantin S. Nicolăescu-Plopşor  (Sălcuţa, Rumania, 20 de abril de 1900 – Craiova, 30 de mayo de 1968) fue un historiador, arqueólogo, antropólogo y etnógrafo, también conocido como escritor especialmente de libros infantiles y juveniles.

Sus diversas actividades se centraron principalmente en su región natal de Oltenia en Rumania.

Estuvo Interesado principalmente en el período prehistórico de los Balcanes. Investigó varios yacimientos del paleolítico, del mesolítico y del neolítico, situándolos en un contexto europeo más amplio mientras producía sus propios sistemas de cronología y tipología prehistóricas.

Sus principales contribuciones a la arqueología incluyen la clasificación de microlitos — artefactos líticos (piedrecicas, vaya) tallados intencionalmente por las y los seres humanos, de tamaño extremadamente pequeño, pero lo suficientemente elaborados como para no ser considerados desechos ni accidentes de talla— de Oltenia, el estudio de pinturas rupestres locales, el hallazgo y estudio de un fósil completo de mastodonte y la disputada afirmación de que un yacimiento en Tetoiu evidenció una contribución regional a la antropogénesis, es decir, al origen de la especie humana.

4494499317_d282610065_b
En primer plano, vemos al Tío Constantin. Al fondo, se ve el yacimiento. 1928

El Tío Constantin  también fue político y activista por el bienestar del Pueblo Gitano en Rumanía. Efectivamente ¡siñaba caló! sas rrom! ¡era gitano!

Antes de la Segunda Guerra Mundial, fue uno de los líderes regionales de Oltenia dentro del movimiento político emergente de los Rroma y colaborador de algunos de los primeros periódicos en lengua romaní.

Su trabajo en la literatura rumana incluye colecciones de folclore rumano, colecciones de mitología romaní, así como relatos basados en anécdotas reales y en cuentos tradicionales.

Coleccionista activo de objetos tradicionales, también fue conocido por su actividad como museólogo ya que llegó a ser director del Museo de Oltenia en Craiova.

Poco después de ser nombrado profesor de historia en Pleniţa se centró en el trabajo de investigar, documentar y preservar pruebas sobre el pasado histórico de las aldeas de Oltenia. Estableció como su ambición personal un escrutinio arqueológico de toda la región, con el fin de descubrir “las huellas de los pueblos más antiguos que han habitado Oltenia”, una población que inicialmente creía que se había originado en Asia.

En 1922, el investigador se convirtió en director honorario del Museo de Oltenia, una institución regional fundada en 1915, y donde también fue conservador de la Sección de Arqueología y Folklore. La colección se basó principalmente en los objetos que había reunido durante sus muchas expediciones de campo.  Más tarde se involucró en la creación de una sucursal en Craiova de los Archivos Nacionales, sirviendo como su director.

Alrededor de 1923, comenzó a cavar en lugares elevados conocidos localmente como măguri (montículos), descubriendo esqueletos y restos de viviendas prehistóricas.

A principios de la década de 1930, su descubrimiento de microlitos en Carpen y Sălcuţa lo llevó a proponer la existencia de dos industrias arqueológicas mesolíticas  nativas de Oltenia, una teoría delineada por primera vez en el XV Congreso Internacional de Antropología.

Poco después de 1930, el Tío Constantin se unió a otros intelectuales gitanos —¡Qué fieras!— como Aurel Manolescu-Dolj —¡periodista!—, N. St. Ionescu —¡abogado!— y Marin I. Simion —¡poeta!—con quienes creó la primera organización romaní en Oltenia. Colaboró con la estructura tradicional de los bulibașas, líderes locales tradicionales, así como con la asociación nacional fundada por el Archimandrita Ortodoxo (sí, sí, hijicos, hay gitanos para todo, y un archimandrita es como el abad de un convento) Calinic Popp Şerboianu —por cierto, otro día hablaremos de este gitanico fundador del movimiento asociativo gitano rumano—.

povesti-si-cantece-de-cs-nicolaescu-plopsor-1997-p82066-0_th
Reedición de sus colecciones de canciones y cuentos romaníes

Estuvo involucrado en la puesta en marcha y edición de los dos periódicos que publicaron Timpul—del cual se publicaron 70 números entre el 24 de septiembre de 1932 y el 8 de marzo de 1938, en la ciudad de Craiova— O Ròm, y en 1934 publicó dos colecciones bilingües romanó-rumano: una de letras de canciones, Ghileà romanè – Cântece ţigăneşti (“Canciones gitanas”); y otra de cuentos, Paramiseà romanè – Poveşti ţigăneşti (“Cuentos gitanos”).  Al hacerlo, se convirtió en parte de un movimiento cultural y político que abogaba por la emancipación  del Pueblo Gitano, la sustitución de la palabra rumana ţigan (el equivalente de “gitano” pero que en Rumania es un sinónimo de esclavo) por rom, así como por la modernización de la sociedad y la cultura romaníes.

Personalmente apoyó hacer del romanó un idioma para el servicio de la iglesia ortodoxa, para decir misa, en ciertas comunidades, y fue uno de los primeros en proponer su introducción en el currículo escolar.

Eventualmente, el Tío Constantin se unió al Partido Liberal Nacional-Brătianu, una división del derechista Partido Nacional Liberal, y se presentó como candidato en las elecciones de 1934 para el Consejo del Condado de Dolj.

nicolaescu-plopsor

El Tío Constantin alcanzó prominencia académica después de la Segunda Guerra Mundial.

En 1946, fue nombrado director completo del Museo de Oltenia, ocupando el cargo hasta 1952.

Fue nombrado miembro correspondiente de la Academia Rumana en 1963.

Tras los descubrimientos posteriores a 1950 de restos humanos y choppers o guijarros tallados del Paleolítico en las localidades de Bugiuleşti y Valea lui Grăunceanu  así como en otras zonas del norte de Oltenia y Muntenia, el Tío Constantin se convirtió en uno de los principales participantes en el descubrimiento y análisis de yacimientos arqueológicos abiertos  encabezando personalmente tales excavaciones después de 1960, y trabajando junto con su hijo Dardu Nicolăescu-Plopşor

Afirmó haber descubierto huesos de Australopithecus y argumentó que estos homínidos se dedicaban a trabajos conscientes.

Otro foco de su trabajo fue la presencia de neandertales en Bordul Mare, donde personalmente descubrió rastros de habitación tras realizar una expedición en 1954.

Después de la Revolución de 1989 y el final del comunismo, Sălcuţa, su ciudad natal, eligió un escudo para ser representada que incluye una pluma dorada y un tintero en su honor. Así mismo, la escuela secundaria industrial en Pleniţa lleva su nombre al igual que una calle en Craiova.

Por otra parte, en 1999, la Academia Rumana y la Universidad de Craiova crearon el Instituto de Investigación Sociohumano CS Nicolăescu-Plopşor, que publica un anuario de estudios interdisciplinares y en el Museo de Oltenia se conservan sus manuscritos y obras publicadas, así como su correspondencia con intelectuales.

Busto

El busto del Tío Constantin fue erigido en un lugar de honor, en el centro de Craiova, en el parque de personalidades cerca del Teatro Marin Sorescu.

La anécdota más curiosa para mí es que este gitanico descubrió un mastodonte (Anancus arvernensis) completo. Este importante descubrimiento fue informado por C. N. Plopsor en un artículo publicado en Archives of Oltenia, n. ° 34, noviembre-diciembre de 1937.